Vivir rodeado de naturaleza en las ciudades aumenta la esperanza de vida

Vivir rodeado de naturaleza en las ciudades aumenta la esperanza de vida

Los investigadores recomiendan a las grandes urbes crear más espacios verdes.

La naturaleza nos salvará, dice la ciencia. Un estudio del Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona (España) revela que la esperanza de vida del ser humano aumenta cuando está rodeado de espacios verdes.

Los datos son abrumadores. En el caso de las mujeres, la tasa de mortalidad es menor en tres casos:

  • Por enfermedad renal 41%.
  • Enfermedad respiratoria 34%.
  • Cáncer 13%.

Para la investigación, David Rojas-Rueda y su equipo rastrearon a más de 8 millones de personas en siete países, incluido Estados Unidos. Los resultados fueron publicados en Lancet Planetary Health y los investigadores afirman que es el más grande en su tipo.

“Vivir cerca de la naturaleza arroja beneficios de salud similares a nivel mundial”, explicó Rojas-Rueda. Utilizando imágenes satelitales identificaron zonas verdes en las ciudades, desde parques públicos hasta los patios con césped.

Por ello, esgrimen que los habitantes urbanos deben rodearse de naturaleza para aumentar su longevidad. Por lo tanto las ciudades deben procurar más espacios verdes para sus residentes.

Vivir rodeado de naturaleza en las ciudades aumenta la esperanza de vida de sus habitantes

Naturaleza sanadora

“Los espacios verdes como los parques son excelentes lugares para la actividad física, otra actividad que estimula la salud”, aseguró Rojas-Rueda. La investigación sugiere que la vegetación actúa como amortiguador del ruido en las ciudades.

Pero además “las plantas ayudan a regular la temperatura y las condiciones extremas de los ambientes, atenuando los efectos del cambio climático”, agregó.

Esperan que nuevos estudios determinen qué tipos de espacios verdes en las zonas urbanas generan mayor bienestar en sus habitantes.

Por ahora, recomiendan formular políticas donde la naturaleza tenga un lugar preponderante. El científico afirma que “las recompensas de salud superan con creces los costos”.

Zona radiactiva de Fukushima será un centro de energía renovable

Tras el devastador accidente nuclear de 2011, Japón se mueve en otra dirección.