Encuentran esqueleto de Gudin, el mejor general de Napoleón Bonaparte

Encuentran esqueleto de Gudin, el mejor general de Napoleón Bonaparte

Según los investigadores los restos humanos se tratarían de Charles Etienne Gudin, uno de los generales más respetados por Napoleón Bonaparte.

Un equipo de arqueólogos franco-rusos halló un esqueleto de una pierna en julio de 2019 y creen que es de uno de los generales que luchó con Napoleón Bonaparte.

El equipo de arqueólogos, conformado por franceses y rusos, descubrió el esqueleto de 200 años en julio pasado, durante una excavación en la ciudad rusa de Smolensk, que se encuentra a unos 400 kilómetros al oeste de Moscú.

Según los investigadores los restos humanos se tratarían de Charles Etienne Gudin, uno de los generales más respetados por Napoleón Bonaparte.

El historiador y exsoldado francés, Pierre Malinowski, quien dirigió la excavación, dijo a la cadena CNN que, después de desenterrar los restos, voló durante la noche con parte del fémur y los dientes del esqueleto dentro de su maleta desde Moscú a Marsella para comparar el ADN con el de la madre, el hermano y el hijo del general.

Indicó que “un profesor en Marsella realizó pruebas exhaustivas y el ADN coincide al 100% con los restos del general Charles Etienne Gudin”, dijo Malinowski y luego agregó: “todo el trabajo valió la pena”.

Gudin murió por un cañonazo

Gudin murió de gangrena después de que le amputaron la pierna durante la fallida invasión de Rusia por Napoleón en 1812. Él murió el 22 de agosto de 1812 por las heridas causadas por un cañonazo ruso.

El historiador Malinowski cree que Charles Etienne Gudin será enterrado en Les Invalides, un complejo histórico de museos y monumentos militares en París, que contiene el cuerpo de Napoleón Bonaparte.

Gudin asistió a la misma escuela militar que Napoleón Bonaparte y fue uno de los generales favoritos del emperador francés.

Su muerte fue un preludio de la derrota del mayor ejército jamás formado en la historia europea hasta ese momento, que meses después acabaría retirándose de una Moscú devastada, sin hierba que los caballos pudiesen comer, y sufriendo el acoso de las tropas rusas y la amenaza del invierno.

Napoleón lloró su muerte

Napoleón conocía bien y respetaba a Gudin. De hecho tras su muerte ordenó extraer su corazón para llevarlo a París, donde fue colocado en una capilla en el cementerio Père Lachaise.

A lo largo de los años el lugar de entierro de Gudin fue olvidado. Napoleón estaba furioso después de la batalla, al darse cuenta de que se había perdido otra buena oportunidad para destruir al ejército ruso. Pero también quedó muy afectado por la muerte de Gudin. Su fallecimiento causó un gran dolor a todos los soldados.

“Gudin era de los pocos que tuteaban a Napoleón, que lloró al conocer su muerte”, relató el historiador Malinowski.