Descubre el metal que vale más que el oro y se relaciona con el medio ambiente

Descubre el metal que vale más que el oro y se relaciona con el medio ambiente

El color plateado y su escasez han provocado que el paladio desde la antigüedad sea considerado un metal precioso muy valioso.

No todo lo que vale es oro, así dice un viejo refrán. Y es la absoluta verdad, el metal amarillo no es el más cotizado del planeta como muchos piensan. Es otro que se parece más a la plata y está relacionado con el medio ambiente. ¿Sabes cuál es?, acá te respondemos la incógnita.

El metal que vale más que el oro es el paladio. En la actualidad, ese elemento cada día vale más en el mercado mundial y este 2019 su precio se ha elevado un 40%, y esto está lejos del límite. Su precio, hoy, ya supera los 1.800 dólares por onza frente a 1.500 dólares por onza de oro. SE proyecta que para finales de 2019 su cotización sobrepase los 2.000 dólares.

Nos vamos a la vieja Tabla Periódico esto es lo que dice del paladio: Es un elemento químico de número atómico 46 situado en el grupo 10 de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es Pd. Es un metal de transición del grupo del platino, blando, dúctil, maleable y poco abundante. Se parece químicamente al platino y se extrae de algunas minas de cobre y níquel.

Catalizadores para la contaminación

Pero, ¿cuál es su uso y por qué está relacionado con el medio ambiente?. El paladio se utiliza en la fabricación de catalizadores de escape para motores de gasolina, y dado que los países más grandes prestan más y más atención al medioambiente, la demanda de este metal continua creciendo día a día, asegura Ole Hansen, jefe del Departamento de Estrategia de Mercado de Productos Básicos en Saxo Bank, a la agencia Sputnik.

“No puede haber un precio máximo para el paladio como tal hasta que alcancemos un nivel en el que sea más apropiado usar otro metal, como el platino, o hasta que una desaceleración en la economía global conduzca a una disminución en la demanda de autos nuevos”, agrega el experto Hansen.

Nunca se oxida

Su color plateado y su escasez han provocado que desde la antigüedad el paladio haya sido considerado un metal precioso, pero lo que lo hace tan apreciado más allá de su aspecto son sus propiedades.

Y es que en contacto con el aire no se oxida, es blando y maleable, es el metal del grupo del platino menos denso y con el punto de fusión más bajo, y, lo que es mucho más sorprendente, es capaz de absorber unas cantidades enormes de hidrógeno molecular (H2) a temperatura ambiente.

Precisamente, esta última propiedad es la que en gran medida lo coloca como el candidato ideal para ser utilizado en los catalizadores de los vehículos, debido a que puede absorber hasta 900 veces su propio volumen en hidrógeno molecular.

Tiene un rol en la electrónica

Igualmente, las aplicaciones del paladio van mucho más allá de su uso como elemento central en los convertidores catalíticos de los vehículos de última generación.

En electrónica de consumo también es un elemento muy apreciado por su versatilidad. Esta industria le ha dado varias aplicaciones, pero una de las más relevantes consiste en utilizarlo, normalmente en aleación con la plata, en los electrodos de los condensadores de múltiples capas de cerámica. Un condensador es un componente eléctrico que es capaz de almacenar energía potencial bajo la forma de un campo eléctrico.

El paladio también se usa con frecuencia, normalmente en aleación con el níquel, como revestimiento de las zonas de contacto entre componentes eléctricos. Otra aplicación de este elemento químico son los paneles de soldadura, especialmente los utilizados en joyería, debido a su robustez, resitencia y durabilidad.

Una universitaria sustentará su tesis inspirada en Naruto

Alessandra Gamara, de la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Perú, fue la que elaboró la tesis de grado sobre Naruto.