Ebo es la mascota robot para ejercitar a tu gato

Ebo es la mascota robot para ejercitar a tu gato

Equipado con movimientos autónomos, Ebo también puede trasladarse en cualquier dirección, además de girar sobre sí mismo.

Los gatos suelen ser una mascotas muy inquietas y cariñosas, pocas veces se les ven tranquilos cuando están cerca de su dueño o cuando están solos en el hogar. En el pasado, una simple bola de hilo era el juguete ideal para entretener a los felinos, pero este pasatiempo ya evolucionó y ahora viene en forma robótica: el Ebo.

¿Qué es? Ebo es una esfera controlada de forma remota mediante una conexión Wi-Fi y una cámara HD para monitorear y jugar con el felino desde un smartphone.

Con un tamaño compacto, Ebo es un dispositivo que se mueve por toda la casa y cuenta con luces, movimiento y sonido para estimular la atención de los gatos.

Para combatir la depresión y obesidad

Sus inventores crearon este pequeño robot para combatir la depresión y la obesidad de los gatos que pueden ser perjudiciales para su salud e incluso causar su muerte.

“Además de prevenir problemas de obesidad, Ebo le ofrece una rutina de ejercicios para mantener saludable a tu mascota y evitar la artritis y otras dolencias crónicas similares”, dicen sus creadores desde la plataforma de financiamiento colectivo on line Kickstarter.

Se conoció que Ebo funciona de forma conjunta con un collar que mide la actividad física del gato de forma tal que el robot puede adaptarse a los movimientos que realiza de forma cotidiana dentro de un espacio cerrado.

Una autonomía de dos horas

Tiene una autonomía de uso de unas dos a tres horas con una carga completa, y al igual que la gran mayoría de los dispositivos electrónicos, Ebo vuelve a la base de carga para reponer sus baterías y seguir entreteniendo a la mascota.

Equipado con movimientos autónomos, Ebo también puede trasladarse en cualquier dirección, además de girar sobre sí mismo.

Niño daltónico llora de la emoción al usar unas gafas que le permite ver los colores

Jonathan Jones, un niño de 12 años, lloró de la emoción al ver el mundo con una luz completamente nueva.