Arqueólogos descubren lo que podrían ser los restos del Altar de Dios

Arqueólogos descubren lo que podrían ser los restos del Altar de Dios

La ciencia no solo sirve para ver al futuro, también ayuda a conocer nuestro pasado y gracias a la arqueología se encontró una pieza importante de este.

La ciencia no siempre se hace dentro de un laboratorio y en ambientes controlados, también se puede hacer en sitios ancestrales gracias a la arqueología, y los descubrimientos que ahí hacen, también llegan a ser noticias importantes. Ese es el caso de una investigación reciente, en donde al parecer descubrieron los restos del Altar de Dios que se menciona en la Biblia. Así lo reportan en The Jerusalem Post.

Un lugar de leyendas

La ciencia por lo general no tiene casi nada que ver con la Biblia o la religión en si, pero en esta ocasión, parece que encontraron los restos de una edificación descrita en la Biblia misma, la cual es conocida como el Altar de Dios. Este descubrimiento se realizó gracias al trabajo de 200 arqueólogos voluntarios que realizaron un excavación en la antigua Shiloh.

Ciencia Biblia

Para aquellas personas que no conozcan esto, este Altar es donde se encontraba el objeto conocido como El Arca de la Alianza. En la Biblia se describe al altar con cuatro cuernos, y es justamente gracias a la presencia de un cuerno que se cree que se ha encontrado este sagrado lugar.

Y el rey dijo al sacerdote Abiatar: Vete a Anatot, a tus heredades, pues eres digno de muerte; pero no te mataré hoy, por cuanto has llevado el arca de Jehová el Señor delante de David mi padre, y además has sido afligido en todas las cosas en que fue afligido mi padre.

Así echó Salomón a Abiatar del sacerdocio de Jehová, para que se cumpliese la palabra de Jehová que había dicho sobre la casa de Elí en Silo.

Y vino la noticia a Joab; porque también Joab se había adherido a Adonías, si bien no se había adherido a Absalón. Y huyó Joab al tabernáculo de Jehová, y se asió de los cuernos del altar.

Es lo que viene escrito en 1 Reyes 2:26-28. Sinceramente, seas o no religioso, no cabe duda de que este es un gran descubrimiento.