CDMX: Tirar chicles en la calle puede castigarse con hasta 17 mil pesos de multa

CDMX: Tirar chicles en la calle puede castigarse con hasta 17 mil pesos de multa

Si tienes por costumbre tirar tus chicles en las calles de la CDMX, entonces será mejor que te enteres de lo que viene respecto a esto.

En la CDMX podemos ver una enorme cantidad de chicles pegados en el suelo de las calles. Esto porque parece que a muy pocas personas les ocurre que escupir su chicle en las calles puede traer muchas consecuencias. Es por eso que se está pensando en meter multas a quienes tiren sus chicles a la calle que podrían llegar a casi 17 mil pesos.

Mejor encontrar un bote de basura

La presidenta de la Comisión de Medio ambiente del Congreso de Ciudad de México y diputada por parte del Partido Verde Ecologista, Teresa Ramos Arreola, dio a conocer el pasado martes que realizó una propuesta interesante, la cual se basa en multar a quienes tiren sus chicles masticados en las calles. Lo cual parece un problema menor, pero cuando tan solo en el centro histórico hay más de 200 mil chicles pegados en el suelo, es cuando nos damos cuenta que hay problema.

Hoy propuse sancionar a quien tire chicles en la vía pública con multas que van desde $1,689 hasta $16,898 pesos.

Retirar cada chicle pegado en el pavimento cuesta aproximadamente $2.5 pesos, tan solo en el centro histórico se contabilizaron 200 mil chicles en sellados en el suelo; lo que costaría $500,000 pesos retirarlos.

CDMX Chicles

Es lo que dice su publicación en su página oficial en Facebook. Eso quiere decir que, de ser aprobada esta iniciativa, podrías perder mucho dinero solo por no querer tirar tu chicle en un bote de basura.

El consumo promedio de los mexicanos consumen 1.84 kilogramos anualmente. Esto se traduce en un promedio de 2.5 pastillas de goma de mascar diariamente y al menos tres de cada 10 personas compran chicles una vez al día.

El problema con este es que muchas especies de aves que se encuentran por la ciudad pueden morir al intentar ingerir los chicles o incluso quedarse pegados a este. Y tener un animal muerto en vía publica nunca es algo bueno.