Trabajadores nocturnos tienen más riesgo de desarrollar cáncer

Trabajadores nocturnos tienen más riesgo de desarrollar cáncer

Un estudio determinó que dos genes vinculados al reloj circadiano son supresores de tumores.

Afectar el reloj circadiano, encargado de aspectos claves de la fisiología, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer. Así cuando se interrumpe su ciclo normal de luz y oscuridad, los tumores se vuelven más agresivos.

El estudio del Instituto Koch para la Investigación Integral del Cáncer del MIT alerta a las personas que trabajan en horario nocturno. Pues al modificar el funcionamiento del reloj se alteran dos de los genes controlan los ritmos circadianos de las células.

“No importa cómo interrumpas el reloj, en ambos sentidos, la pérdida parece conducir a la tumorigénesis”, afirmó el doctor Thales Papagiannakopoulos, autor principal del estudio junto al doctor Tyler Jacks.

Los biólogos explicaron que en las células el gen Bmal1 activa otros genes que controlan las actividades circadianas, entre ellos el Per2.

“Los niveles de las proteínas codificadas por estos genes normalmente oscilan a lo largo del día, pero cuando se interrumpen los ciclos normales de luz / oscuridad, esas oscilaciones desaparecen”, dicen.

“Las celdas necesitan la señal de luz, que es como un botón de reinicio para el reloj. Cuando pierdes esa señal, pierdes los ritmos normales en cada célula de tu cuerpo”, agregó Papagiannakopoulos.

Trabajadores nocturnos tienen más riesgo de desarrollar cáncer

La proteína promotora del cáncer

Según la investigación, los genes Bmal1 y Per2 controlan la producción de una proteína promotora de cáncer llamada c-myc. Es por ello que cuando se alteran estos genes, la c-myc comienza a acumularse y estimula un aumento en el metabolismo y la proliferación celular.

“C-myc activa este programa que hace que las células produzcan más metabolitos, más nutrientes, más componentes básicos para nuevas células. Es esencial para la capacidad de proliferación de las células”, detalla Papagiannakopoulos.

Para comprobar su hipótesis, los investigadores del MIT realizaron experimentos con ratones modificados genéticamente para desarrollar cáncer de pulmón de células no pequeñas.

Expusieron a los ratones a dos horarios diferentes de luz/oscuridad: uno normal de 12 horas cada ciclo y otro de desfase, donde cada tres días les daban ocho horas adiciones de luz. En este último, los tumores crecieron más rápido y fueron más agresivos.

Mientras que en otra prueba, eliminaron los genes Bmal1 y Per2 y dejaron el ciclo de horario normal de luz/oscuridad. El resultado fue el mismo obtenido en el horario de desfase.

Exponerse a luz azul a diario acelera el envejecimiento

Un estudio de la Universidad Estatal de Oregón comprobó sus efectos negativos en un experimento con moscas.