Las abejas nadan y son capaces de resistir 10 minutos en el agua

Las abejas nadan y son capaces de resistir 10 minutos en el agua

Pueden moverse a 20 millonésimas de Newton para salvar sus vidas.

La curiosidad hizo que el ingeniero Chris Roh, del Instituto Tecnológico de California, decidiera investigar si las abejas eran capaces de mantenerse con vida al caer al agua. Junto a un equipo de científicos, determinaron que saben nadar y son capaces de resistir 10 minutos mientras buscan cómo salvarse.

El movimiento que las abejas hacen al caer en el agua les permite “surfear” hasta la orilla. Como no pueden utilizar sus alas, que quedan adheridas a la superficie, entonces mueven la parte baja de su cuerpo que les permite resistir.

Este impulso es de apenas 20 millonésimas de Newton, aseguran Roth y sus colegas en un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

El agua es tres órdenes de magnitud más pesada que el aire, por eso atrapa a las abejas. Pero ese peso es lo que también lo hace útil para la propulsión”, detalla Roh.

Abejas en onda

Para el estudio, los investigadores analizaron el patrón de onda generado en el agua por las abejas. En este caso notaron que es simétrico de izquierda a derecha. “El movimiento de las alas de la abeja crea una ola que su cuerpo puede conducir hacia adelante. Surfea hacia la seguridad”, detallan.

Con la ayuda de un video en cámara lenta determinaron que sus alas les permiten a impulsarse. Gracias a la observación del comportamiento de más de 33 insectos, pudieron registraron por primera vez este tipo de locomoción.

Tras cada experimento, retiraban las abejas del agua con ayuda de un arnés pequeño para evitar que murieran ahogadas.

Según Roh, el calor es la causa que lleva a las abejas a buscar agua. Las obreras la llevan hasta su colonia en un depósito especial, que tienen en su cuerpo. Es en ese momento que pueden caer en el líquido y necesitar nadar para escapar con vida.

A sacar cuentas: crean nueva fórmula para calcular la edad “humana” de los perros

Científicos de la Universidad de California usaron el ADN para hacer los cálculos.