Enciclopedia de virales chilenos #1: la historia tras el video prohibido del Profesor Rossa

Empezamos con un lujo.

Llegaba un nuevo milenio, el siglo se despedía y el ídolo de los pre púberes  Profesor Rossa, acompañado de su amigo el pájaro Guru Guru y sus amigos Don Carter y Tío Valentín, pasaban de ser solo figuras infantiles a convertirse en leyendas absolutas.

Lo que se conocía como un show infantil era objeto de un ataque a mitades del año 2000, donde se filtraba material de los dos protagonistas esgrimiendo palabrotas al borde de un cerro, con un Iván Arenas amenazando con orinar a su amigo dentro del corpóreo alado.

Todo cambió, y para bien o para mal, internet ya empezaba a pegar fuerte en los hogares. La gente lo descargaba o lo compartía, el mundo se enteraba y el boca a boca forjaban la leyenda del video prohibido, creando así el primer viral conocido de la historia moderna y contemporánea de Chile.

NO ME DIGA NADA

profesor rossa

El programa infantil llegó a su evidente fin , pero la historia estaba por reescribirse para los protagonistas de lo sucedido, que casi 15 años después declaraban que la cantidad de material "prohibido" era mucho mayor.

Casi todos los que crecieron con Iván Arenas dando lecciones sobre vida animal en televisión abierta, terminó por amarlo más en esta nueva faceta deslenguada, donde junto a us otrora compañeros en Canal 13, hoy tienen hasta un canal de YouTube con una considerable cantidad de suscriptores, además de shows en vivo y cosas de ese estilo.

Hoy, el material compartido llega a unos 12 -memorables- minutos de entrañables diálogos y salidas de libreto, que en la generación de los que tienen 30 para arriba hoy en día, son parte del cotidiano.

QUIZÁS, QUIZÁS, QUIZÁS

profesor rossa

En entrevista a La Cuarta hace unos años, Carlos Moreno, la persona detrás (o adentro) de Guru Guru, daba detalles de lo que había sucedido:

Fue a propósito. Ese día, un sábado ponte tú, salimos a las siete de la mañana de Canal 13, y llegamos a las cinco de la tarde a Lonquimay y teníamos que grabar al tiro. En una micro de mierda, una Daihatsu que era incómoda, tenía el respaldo del asiento a la mitad de la espalda. Llegamos y teníamos que grabar así ¡ya! Con Iván íbamos todos así, ya medios revenidos. Entonces, nos pusimos de acuerdo nosotros. Iván ahí me dijo… ‘Hagamos un hueveo'.

Yo partí haciendo "pichí", yo no tenía idea que me estaban filmando. Entonces, cuando ya después vimos que estaban filmando, seguimos. ‘Okey’. Me daba lo mismo, porque no me estaban tomando de frente, me estaban tomando de atrás… Y de frente cambia el lente y toda la hueá. Estaban todos cagados de la risa.

profesor rossa

Hay mucho más paño que cortar al respecto de esta épica pieza que tantas añoran. Sin ir más lejos, el "universo extendido" del Profesor Rossa cuenta con una cantidad de fanáticos impensada, mientras que incluso le han hecho videojuegos como homenaje.

Son pocos los que no se saben alguna frase del video, o que no las usan con su grupo de amigos. Sin darnos cuenta, el cinco veces infartado Iván Arenas, junto a sus amigos, son parte innegable del folclore nacional. Son nuestro primer viral.