Antiguos registros aztecas revelan terremotos del pasado y sus actuales riesgos

Antiguos registros aztecas revelan terremotos del pasado y sus actuales riesgos

Los aztecas llamaban a los terremotos la “serpiente dormida”. Dicha serpiente aún presenta una amenaza inminente a la población mexicana.

Según los Anales de Tlatelolco, la tierra se abrió en el centro de México el 19 de febrero de 1575. El antiguo códice, compuesto en la época en que el Imperio azteca cayó ante los conquistadores españoles, cuenta la historia de una convulsión que duró hasta cinco días, creando deslizamientos de tierra y abriendo una cicatriz de casi tres millas de largo en el suelo.

El relato anterior forma parte de la historia de una catástrofe devastadora que tuvo lugar en los últimos 450 años en México. El fenómeno tectónico ocurrió a lo largo de un tramo de volcanes de 620 millas de largo conocido como el Cinturón Volcánico Transmexicano, una región de picos nevados y erupciones ardientes que se extiende desde el Golfo de México hasta el Océano Pacífico.

View this post on Instagram

presents P H O T O | @cuauhtemoc_1521 📷 Enrique Ortiz • Museo Nacional de Antropología – The Sunstone • The Sunstone (Piedra del Sol) is a large monolithic sculpture from the area of ​​the old main temple of Tenochtitlán (Mexico City). The basalt sculpture measures about 3.6 meters in diameter and is 1.22 meters thick. The weight is 24 tons. The stone sculpture shows a structure in concentric rings around the central, deliberately mutilated face of the sun god Tonatiuh. According to another opinion, the center shows the earth goddess Tlaltecutli. From the face, the tongue is stretched far down, which has the shape and decor of a sacrificial knife. On both sides of the mouth large discs of an ear jewelery can be seen. The face is inserted in the center of the four-branched day sign olin (movement). • F E A T U R E D T A G | #igworldclub_archaeology • Selected and text by @_.vegvisir._ • M A I L | [email protected] • M E M B E R S | @igworldclub_thematic • F O L L O W U S | @igworldclub @igworldclub_nature @igworldclub_reflections @igworldclub_macro @igworldclub_street @igworldclub_sky @igworldclub_mountains @igworldclub_lakes @igworldclub_museum @igworldclub_crafts • #thematic_041419 #igworldclub #archaeology #archeology #archeologia #arqueologia #archeologie #archaeologie #antiquearchaeology #archaeological #ancientbuilding #archaeologicalsite #archeologicalsite #ancientarchitecture #ancientruins #ancient #ancientworld #archaeologylovers #heritage #visitmexico #tenochtitlán #piedradelsol #sunstone #azteca #aztecas #mexico #aztecruins #ruinasdeaztecas

A post shared by 🏛 Igworldclub Archaeology®🏛 (@igworldclub_archaeology) on

“Los hallazgos en los Anales de Tlatelolco nos relatan cien años de sismicidad, eso es como ver solo una parte de la película. Los antiguos aztecas llamaban a esto la serpiente dormida”, dijo Gerardo Suárez, de la Universidad Nacional Autónoma de México y citado en un reportaje de National Geographic en su sitio web.

Según Suárez dicha “serpiente dormida” se refiere a lo largo de todo el cinturón volcánico y lo que significa que la “serpiente sísmica dormida” aún presenta una amenaza inminente.

En la actualidad, 52 millones de personas, o el 40% de la población de México, viven a lo largo de este cinturón, en gran parte inconscientes de los gigantes geológicos inquietos debajo de sus pies.

Un vínculo al pasado

Las furiosas montañas del Cinturón Volcánico Transmexicano, desde Popocatépetl hasta Parícutin, deben su existencia a un proceso llamado subducción, en el cual las pequeñas placas tectónicas Rivera y Cocos titánica se sumergen debajo de la placa norteamericana.

Los instrumentos modernos han registrado solo un puñado de poderosos terremotos corticales a lo largo del Cinturón Volcánico Transmexicano.

El más grande en los últimos 40 años fue un temblor de magnitud 5.1 más o menos que tuvo lugar en febrero de 1979. Antes de eso, el terremoto de Jalapa de 1920 y el evento Acambay de 1912 sacudieron la región con magnitudes de 6.4 y 6.9, respectivamente.

Desde pintar imágenes de erupciones volcánicas en las paredes de las cuevas hasta usar historias sobre pájaros y ballenas de otro mundo para describir terremotos y tsunamis, los humanos han intentado interpretar el caos rocoso a su alrededor durante milenios, y estas descripciones son invaluables para los sismólogos modernos.

Utilizando dicho conocimiento para hacer coincidir las descripciones históricas de la intensidad del temblor con los valores de magnitud, los científicos pueden analizar datos numéricos sobre terremotos registrados en textos antiguos.

Esto incluye los códices aztecas, que son bastante raros porque la mayoría de ellos fueron quemados por conquistadores españoles, dice F. Ramón Zúñiga , un sismólogo de la UNAM que no participó en el trabajo.

Viaje en el tiempo

Suárez y su equipo pasaron ocho años mirando registros históricos para extraer datos numéricos sobre terremotos antiguos en México con la mayor precisión posible.

Por ejemplo, los registros creados por el misionero Fray Antonio Tello hablan del Temblor Grande, un terremoto del 27 de diciembre de 1568 que tuvo lugar en la parte occidental del cinturón.

Este evento dañó iglesias y conventos, creó deslizamientos de tierra, convirtió el suelo en un fluido y causó grietas en todo el suelo. También estropeó la capa freática, haciendo que algunos pozos se drenan y otros nuevos fluyan. El equipo estima que este fue un evento de magnitud 7.2.

Se dijo que el terremoto de 1575 descrito en Anales de Tlatelolco tuvo lugar cerca de Zacateotlán, un sitio que no existe hoy y cuyas ruinas nunca se han encontrado.

Los historiadores que usan otro códice llamado Anales de Huamantla sospechan que Zacateotlán era un sitio al sureste del volcán La Malinche , que ayudó a ubicar el epicentro del terremoto a 28 millas al este de la moderna ciudad de Puebla.

El códice explica que después del terremoto apareció una grieta en la superficie de 2.800 terrazas. Una braza es una unidad conocida de profundidad de agua igual a la longitud de dos brazos extendidos, por lo que esta información se utilizó para estimar la longitud de tres millas de la falla. Basado en esta longitud, el terremoto principal fue probablemente un evento de magnitud 5.7 aproximadamente, que fue seguido por varias réplicas.