Tiburón blanco mordió su kayak y le dejó dos dientes de regalo

Tiburón blanco mordió su kayak y le dejó dos dientes de regalo

Danny McDaniel sobrevivió al ataque, que lo dejó sin aliento en las costas de California.

Un empujón hizo que Danny McDaniel mirará hacia atrás. La escena lo paralizó: un tiburón blanco de cinco metros mordía su kayak. Pocos segundos después la pequeña embarcación giró 180 grados y el animal se perdió en las profundidades del agua en Ship Rock, en la isla Catalina, California.

Cuando McDaniel recuperó el aliento se percató que el tiburón blanco perdió dos dientes al morder el kayak. Cada pieza mide cerca de cinco centímetros y son la prueba que Daniel exhibe a sus amigos.

El deportista acuático pensó que era su amigo John Chambers quien le jugaba una broma. Pero Chambers fue testigo de primera fila, apenas a siete metros observaba la escena mientras le gritaba a su amigo que golpeara al tiburón en la cabeza.

“Vi el hocico del tiburón sobre la parte trasera del kayak”, contó McDaniel al San Diego Unión Tribune (SDUT). “Luego seguí viendo del hocico hacia arriba y encontré un cuerpo gigante e inmenso a la derecha del barco”, agregó.

“Mi corazón saltó a las 4:30 exactamente, a unos 150 metros al oeste de Ship Rock”, fue el reporte que su pulsera para medir la actividad física registró el día del episodio.

Tiburón blanco mordió su kayak y le dejó dos dientes de regalo

Fanático del tiburón

Aunque la experiencia de McDaniel lo congeló por segundos, su amor por los tiburones tiene más de 20 años. El residente de San Diego lleva en su pecho el tatuaje de un tiburón y ha nadado, en varias ocasiones, con ellos en entornos controlados.

Por ello, es asiduo visitante de Ship Rock, un lugar de buceo en aguas abiertas ubicado a más de cuatro kilómetros de Emerald Bay. Isla Catalina es hogar de esta especie marina, que frecuentemente se pasea por sus aguas.

Chris Lowe, profesor de biología marina y director del Shark Lab de Cal State Long Beach, explicó al SDUT que el mismo tiburón blanco ha sido visto varias veces en las últimas dos semanas.

“Deberíamos estar siempre pensando que puede haber tiburones aquí, pero eso no significa necesariamente que debamos estar asustados”, aseguró.

Tiburón blanco mordió su kayak y le dejó dos dientes de regalo