Determinan que la presión en el límite del sistema solar es alta

Determinan que la presión en el límite del sistema solar es alta

Gracias a la nave Voyager de la NASA, se logró calcular este valor que ayuda a comprender cómo interactúa el Sol con su entorno

Científicos de la NASA calcularon la presión total de las partículas en la región exterior del Sistema Solar, llamada como heliosheath. Los resultados fueron inesperados, pues determinaron que la presión es alta en esta zona, ubicada a casi 9 mil millones de millas de distancia.

Con la ayuda de la nave espacial Voyager y utilizando observaciones de rayos cósmicos galácticos se logró hacer el cálculo. Por primera vez se midió la presión en el borde del sistema solar, gracias a dos elementos claves: al posicionamiento del Voyager y a un evento solar.

El autor principal del estudio, Jamie Rankin, explicó:

Al sumar las piezas conocidas de estudios anteriores, descubrimos que nuestro nuevo valor es aún mayor de lo que se ha medido hasta ahora”.

El astrónomo de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, cree que este hallazgo “dice que hay otras partes de la presión que no se están considerando en este momento”.

Para el mundo científico este descubrimiento se valora por la ayuda que les proporciona al estudiar la influencia del Sol en el espacio. Es decir, habla de nuestro sistema solar, pero también “sobre la dinámica alrededor de otras estrellas y sistemas planetarios”.

Comprueban que es alta la presión en el borde del sistema solar

En la frontera del sistema solar

Los investigadores explican que la presión en el espacio es creada por partículas, como los iones y los electrones. Cuando son calentadas y aceleradas por el Sol, se forma la heliosfera cuya extensión va más allá de Plutón. Es allí, en ese límite, donde se determinó que la presión es alta.

Cuando lograron observar este fenómeno, la Voyager 1 estaba en el espacio interestelar y el Voyager 2 permanecía en la heliosheath.

Además aprovecharon el evento solar, conocido como región de interacción global fusionada, para calcular la presión en la vaina heliótica y la velocidad del sonido.

“Hubo un momento realmente único para este evento, porque lo vimos justo después de que la Voyager 1 cruzara el espacio interestelar local”, destacó Rankin.

El astrónomo considera que “hay más en los datos que podemos seguir observando, para ver cómo cambian las cosas en la vaina helioscópica y el espacio interestelar con el tiempo”.

Asteroide 176 Iduna: el cuerpo celeste que rinde tributo a la diosa nórdica de la eterna juventud

Descubierto en 1877, está situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter