Experimento demuestra que los simios son capaces de atribuir estados mentales a sí mismos y a otros

Experimento demuestra que los simios son capaces de atribuir estados mentales a sí mismos y a otros

El estudio fue realizado en el Santuario de Kumamoto de la Universidad de Kyoto en Japón, con 74 animales y dos actores.

La mente de los chimpancés, bonobos, orangutanes y gorilas es más poderosa de lo que se creía. Así lo comprueba un nuevo estudio, publicado por revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences, que comprueba que los llamados grandes simios poseen una “teoría de la mente”.

El equipo liderado por la doctora Fumihiro Kano, psicóloga comparativa de la Universidad de Kyoto en Japón, determinó que estos animales son capaces de atribuir estados mentales a sí mismos y a los demás.

Para ello realizó un experimento, en el Santuario de Kumamoto, con 47 simios, de los cuales 29 eran chimpancés, 14 eran bonobos y cuatro orangutanes. Un actor, vestido de mono, escondía un objeto debajo de dos cajas idénticas mientras que otro actor, sin disfraz, observaba.

Experimento demuestra que los simios son capaces de atribuir estados mentales a sí mismos y a otros

Cómo piensan los simios

Sucesivamente incorporaron una barrera, que impendía al segundo actor ver donde era escondido el objeto. A través de un software de seguimiento ocular demostraron dónde prestaba atención el animal.

Los simios que habían experimentado la barrera como opaca “mostraron un sesgo al mirar hacia la ubicación en la que el objeto originalmente habitaba, consistente con la anticipación de que el actor buscaría el objeto allí”, dice el estudio.

Mientras que “los simios que habían experimentado la barrera como translúcida no mostraron ese sesgo, lo que es coherente con atribuir al actor una verdadera creencia de que el objeto había sido eliminado y sin tener la expectativa de que el actor buscaría en un lugar en particular”.

Por ello, los investigadores consideran que los “grandes simios usaron sus propias experiencias perceptivas pasadas para determinar el acceso perceptual de un agente y anticipar cómo se comportaría el agente”.

Ello, dicen los investigadores, comprueba que “los animales no humanos tienen una ‘teoría de la mente’ y no se basan simplemente en reglas de comportamiento para interpretar y anticipar las acciones de los demás”.

Los dragones de Komodo desarrollan una impresionante “armadura” interna para sobrevivir

Científicos de la Universidad de Texas reconstruyeron el interior de dos especímenes y las imágenes revelaron la malla que va desde la cabeza hasta su cola.