Ricos al descubierto: científicos comparan el nivel socioeconómico analizando aguas residuales

Ricos al descubierto: científicos comparan el nivel socioeconómico analizando aguas residuales

El estudio se realizó en 22 plantas de tratamientos de Australia. Las muestras se tomaron durante una semana.

Revisar las heces y orina de habitantes de seis estados de Australia fue el método utilizado por un equipo de científicos para medir qué tan ricos eran. La hipótesis del estudio se basa en la relación entre el consumo de alimentos y drogas con los niveles de ingresos socioeconómicos.

La investigación fue liderada por el doctor Phil Choi, estudiante de doctorado de la Alianza de Queensland para Ciencias de Salud Ambiental. Sus resultados se publicaron en la Proceedings of the National Academy of Sciences, donde muestra un “mapa” de ricos en ese país.

“Las aguas residuales son un tesoro potencial de químicos que refleja el comportamiento de la población y el estado de salud”, dicen. Por ello, tomaron muestras en 22 plantas de tratamiento de agua durante una semana en 2016. Los resultados fueron comparados con 40 factores socioeconómicos, tomados del censa nacional de Australia.

Los ricos mostraron niveles más altos en el consumo de vitaminas, cítricos y fibra. Mientras que en las comunidades de escasos recursos hubo mayor ingesta de analgésicos recetados y medicamentos antidepresivos como tramadol, desvenlafaxina, mirtazapina, pregabalina y atenolol.

Ricos al descubierto: científicos establecen niveles socioeconómicos analizando aguas residuales

Ricos en fibra y vitaminas

En las zonas con una renta de más de 470 dólares por semana, las aguas residuales presentaron mayor evidencia de consumo de vitaminas B3, E y B6. Para identificarlas, buscaron metabolitos en los desechos. Estas sustancias son producidas por el cuerpo cuando se descomponen las vitaminas.

Los otros dos factores presentes en las comunidades con mejores ingresos son los cítricos y la fibra dietética. Se encontraron más cantidad de las moléculas prolina betaína, enterodiol y enterolacton, lo que evidencia mayor consumo de frutas y verduras.

“Nuestro estudio muestra que los químicos en las aguas residuales reflejan las propiedades sociales, demográficas y económicas de las poblaciones respectivas y destaca el valor potencial de las aguas residuales en el estudio de los determinantes sociodemográficos de la salud de la población”, afirman los científicos.

Cuando disminuyen los ingresos nuestro cerebro lo sufre

Un estudio analizó la relación entre la inestabilidad económica y las funciones cognitivas, demostrando el impacto que tiene en nuestra salud cerebral.