Cómo funciona la economía circular y en qué consiste

Cómo funciona la economía circular y en qué consiste

El sistema o modelo se basa en la gestión de los residuos a través de las 3R: reducir, reciclar, reutilizar.

Todos los países del mundo se rigen por modelos económicos particulares que se sustentan en sus capacidades productivas, potencialidades y recursos naturales, con un fin último: la entrada de ingresos financieros para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Pero, en los últimos años un nuevo sistema ha ganado popularidad en las sociedades avanzadas: la economía circular. En la actualidad, el modelo se ha aplicado con cierto éxito en naciones como Japón, Noruega y Suecia, entre otros países desarrollados.

¿En qué consiste este sistema?, el portal Sostenibilidad.com da luces claras sobre su particular significado: “La economía circular se presenta como un sistema de aprovechamiento de recursos donde prima la reducción de los elementos: minimizar la producción al mínimo indispensable, y cuando sea necesario hacer uso del producto, apostar por la reutilización de los elementos que por sus propiedades no pueden volver al medio ambiente”.

En otras palabras, la “economía circular” es una estrategia que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales vírgenes como la producción de desechos, cerrando los “bucles” o flujos económicos y ecológicos de los recursos.

Un término de casi 40 años

El término “economía circular” se utilizó por primera vez en la literatura occidental en 1980, para describir un sistema cerrado de las interacciones entre economía y medio ambiente. La economía circular es parte del estudio de retroalimentación de sistemas no lineales, por sistemas vivos.

En Alemania, por ejemplo, la interpretación de la economía circular se basa en la gestión de los residuos a través de las 3R: reducir, reciclar, reutilizar. La idea subyacente es que el actual flujo lineal de los materiales (recurso-producto-residuos) necesita ser transformado en un flujo circular (recurso-producto-recurso reciclado).

Los rasgos de su funcionalidad

También hay un conjunto de reglas de oro que engloban la economía circular en su modelo de aplicación.

El primero de esos mandamientos consiste en que “el residuo se convierte en recurso”. “Esa la principal característica. Todo el material biodegradable vuelve a la naturaleza y el que no es biodegradable se reutiliza.

Luego, viene el apartado de “reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores. También que reusar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos”.

Otros preceptos son “La reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados. El reciclaje: utilizar los materiales que se encuentran en los residuos. Y, por último, la valorización que es aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar”.

Un concepto de tres pilares

La Fundación Ellen MacArthur, de Reino Unido, asegura que “la economía circular se basa en tres principios claves, cada uno de los cuales aborda varios de los retos en términos de recursos y del sistema a los que han de hacer frente las economías industriales”.

“Esos principios son: Preservar y mejorar el capital natural, optimizar el uso de los recursos y fomentar la eficacia del sistema. Una economía circular eficiente busca reconstruir capital, ya sea financiero, manufacturado, humano, social o natural. Esto garantiza flujos mejorados de bienes y servicios”, señala en su explicación.

El portal Economiacircular.com también ofrece otra visión sobre este sistema financiero sustentable y que garantiza el desarrollo de las sociedades.

“La economía circular es la intersección de los aspectos ambientales, económicos y sociales”, apuntó el sitio especializado y luego agrega: “La economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía, etc) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Se trata de implementar una nueva economía, circular (no lineal), basada en el principio de cerrar el ciclo de vida de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía”.

Entre sus ventajas apuntan: “La economía circular consigue convertir nuestros residuos en materias primas, paradigma de un sistema de futuro. Finalmente, este sistema es un sistema generador de empleo local y no deslocalizable. El desarrollo de la economía circular debería ayudar a disminuir el uso de los recursos, a reducir la producción de residuos y a limitar el consumo de energía”.