Recrean en impresión 3D el puente “radical” de Leonardo Da Vinci

Recrean en impresión 3D el puente “radical” de Leonardo Da Vinci

Investigadores del MIT construyeron un modelo de escala detallado. “Todo se mantiene unido solo por compresión. Es algo increíble y asombroso”, explicó la arquitecta Bast.

El diseño arquitectónico de Leonardo Da Vinci, de 500 años de antigüedad, y que pudo haber revolucionado la forma en que se construyen los puentes si se hubiese ejecutado, ya es una realidad, pero en una escala menor.

Investigadores del MIT utilizaron el poder de la impresión 3D para crear con éxito una réplica del paso elevado que fue rechazada por la monarquía y por ser demasiado “radical” para su época.

Se descubrió que la versión, en mini escala, permanece estable y fuerte sin el uso de morteros o sujetadores, como así lo había imaginado el hombre más brillante del Renacimiento.

La reciente estudiante graduada del MIT, Karly Bast, se asoció con la profesora de arquitectura e ingeniería civil y ambiental, John Ochsendorf, y la estudiante de licenciatura Michelle Xie, para responder a la pregunta de cinco siglos: ¿funcionaría realmente el puente de Da Vinci?

Todo se mantiene unido

El equipo analizó los documentos disponibles, los posibles materiales y métodos de construcción que existían en ese momento y las condiciones geológicas en el sitio propuesto, que era un estuario del río llamado Cuerno de Oro para este estudio.

Finalmente, el equipo construyó un modelo de escala detallado para probar la capacidad de la estructura de soportar peso.

“Todo se mantiene unido solo por compresión. Es algo increíble y asombroso”, explicó Bast.

Agregó que con el experimento “queríamos mostrar realmente que todas las fuerzas se están transfiriendo dentro de la estructura”, lo cual es clave para garantizar que el puente se mantenga firme y no se caiga.

Un diseño de 1502

Da Vinci respondió a una solicitud del sultán Bayezid II en 1502 para un diseño de puente a Estambul con su ciudad vecina Galata.

Como artista e inventor, se le ocurrió un novedoso diseño de puente que describió en una carta al Sultán y dibujó en un pequeño cuaderno.

Sin embargo, no le dieron el contrato, ya que el diseño no se parecía a nada que se haya visto antes, y muchos creyeron que fracasaría.

El puente habría tenido unos 918 pies de largo, lo que lo convertiría en el tramo más largo del mundo en ese momento, si se hubiera fabricado.

“Es increíblemente ambicioso”, dijo Bast. “Era aproximadamente 10 veces más largo que los puentes típicos de esa época”, apuntó.

El diseño también presentaba una forma inusual de estabilizar la luz contra movimientos laterales, algo que ha resultado en el colapso de muchos puentes a lo largo de los siglos.

Para combatir eso, Da Vinci propuso estribos que se extendían hacia afuera a cada lado, como un jinete de metro de pie ampliando su postura para equilibrarse en un vagón que se balancea.

Un simple boceto en el cuaderno de Leonardo

Da Vinci solo dejó un boceto del puente, sin otros detalles sobre cómo construirlo o qué materiales usar. Sin embargo, los investigadores asumieron que él habría usado piedra, porque cualquier otro material habría sido demasiado difícil para transportar.

El equipo también asumió que el puente se mantendría por sí solo bajo la fuerza de la gravedad, sin ningún tipo de sujetadores o mortero para sostener la piedra.

El trabajo de los investigadores del MIT representó el primer intento de reproducir el diseño básico del puente de Leonardo en forma física.

Otros, incluido un puente peatonal en Noruega, se han inspirado en su diseño, pero en ese caso se utilizaron materiales modernos, acero y hormigón, por lo que la construcción no proporcionó información sobre la practicidad de la ingeniería de Da Vinci.