Cae gigantesco portal de pornografía infantil que se financiaba con los pagos en Bitcoins de sus usuarios

Cae gigantesco portal de pornografía infantil que se financiaba con los pagos en Bitcoins de sus usuarios

El portal de Welcome to Video tenía material explícito de pornografía infantil, y las investigaciones revelaron que contenía más de 250.000 videos.

Una de las mayores operaciones en contra de la pornografía infantil en el mundo acaba de hacerse pública. Esto se ha hecho después de derribar Welcome to Video, uno de los enclaves más indignantes de la deep web; y enjuiciado a numerosas personas que participaban en la creación y distribución de material explícito de menores de edad. Así lo confirmó el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ).

Una operación masiva de autoridades de todo el mundo descubrió el portal Welcome to Video. En él se vendía el acceso a al menos 250.000 videos de pornografía infantil. Se calcula que todo el material alojado en él llegó a sumar los 8 Terabytes.

Todo el contenido era compuesto de escenas de claro abuso infantil, incluyendo violaciones violentas. De hecho, el portal animaba a sus usuarios a subir material. En la opción destinada para ese fin se especificaba "No subas pornografía de adultos".

Caldo de pollo: La perturbadora palabra clave que usan los pedófilos para buscar pornografía infantil en internet

"Caldo de pollo" y "Club Penguin" tienen las mismas siglas (CP) que "Child Pornography", que significa "pornografía infantil" en inglés.

Bitcoin, elemento vital en la investigación

Welcome to Video se financiaba por lo que recibía de sus usuarios para pagar su acceso al material. Cuando estos pagaban, recibían "puntos" para poder ver algunos videos. Algunos llegaban a pagar toda una suscripción por eso, y también ganaban "puntos" por subir su propio contenido. Según las investigaciones, entre 2015 y 2018 el portal recibió 370.000 dólares estadounidenses.

Fue el medio de pago lo que permitió el adelanto de la investigación. Todo fue a través de Bitcoins, ya que los usuarios creían que podían permanecer así en el anonimato.

Lo que hizo el DOJ fue rastrear los pagos con bitcoins a través de la blockchain. Así, se descubrió que se hacían transacciones a través de la American Bitcoin. Allí el administrador del portal había dejado datos como su nombre real y su número de teléfono. Se supo entonces que su identidad era la de Jong Woo Son, un coreano de 23 años.

La acusación señala que el software usado para el rastreo fue Chainalysis. También indica que los usuarios pagaban hasta 350 dólares por el acceso ilimitado.

Ahora mismo se está realizando una operación para capturar a todas las personas involucradas con el sitio web. Al menos 53 personas han sido capturadas. Sin embargo, las investigaciones apuntan a llegar a las 338. Estas vendrían de numerosos países del mundo como Brasil, Canadá, Polonia, Emiratos Árabes Unidos, Hungría, etc.

Welcome to Video