Se reduce agujero de ozono en la Antártida y los científicos no logran descifrar la causa

Se reduce agujero de ozono en la Antártida y los científicos no logran descifrar la causa

Un comportamiento atípico se ha registrado en este continente y parece ser una buena noticia para el planeta.

Es un misterio que aún no tiene explicación. El continente de la Antártida mantiene en vilo a la comunidad científica que no ha podido descifrar la causa de la reducción del agujero de ozono que se abre cada año en el cielo de este desierto helado. Además, el agujero está descentrado y se ha movido más allá del polo.

Señalan los científicos que, en las últimas tres décadas, el tamaño ha registrado una disminución considerable, según reseñó Independent. Normalmente es en el mes de septiembre cuando el orificio alcanza su máxima dimensión, y en la actualidad se observa a la mitad de lo que debería ser, con una amplitud menor a la de la propia Antártida.

La asombrosa reducción del agujero de ozono sobre la Antártida se evidencia en los cinco millones de kilómetros cuadrados que registró en las últimas semanas: 15 kilómetros menos que el mismo periodo en 2018.

Mientras que en 2017 tuvo una cobertura de 10 millones de kilómetros, lo que muestra la inexistencia de un patrón de disminución, pero revela una merma relativa e inexplicable.

Un raro agujero en la Antártida

Otro aspecto enigmático en la Antártida es el inédito cambio en la forma del agujero, que se mueve a gran velocidad hacia América del Sur y no hacia su centro en el Polo Sur, como se espera, explica The Telegraph.

Esta extraña forma muestra una distorsión del vórtice polar habitual, el cual brinda las condiciones necesarias para la formación del agujero de ozono.

“Vórtice se refiere a la rotación en contra de las manecillas del reloj que permite que el aire frío se mantenga cerca de los polos”, explica The National Weather Service. Este remolino de aire siempre se mantiene cerca de las zonas polares, aunque disminuye su intensidad en el verano y se intensifica en el invierno.

El vórtice polar de la Antártida se ha desplazado de su centro y se ha debilitado a causa de un calentamiento estratosférico repentino, siendo más inestable de lo normal.

La importancia del ozono

El ozono o gas azul es una molécula que filtra los rayos ultravioletas del sol, dañinos para la especie humana. Consta de tres átomos de oxígeno, que se han reordenado tras su descomposición en la estratósfera. Por su propia naturaleza, el ozono es altamente oxidante.

Existen productos químicos que contienen cloro y bromo, que alteran el equilibrio natural del ciclo de producción y descomposición de ozono. Como resultado, tenemos una disminución de las concentraciones del protector gas azul en el anillo antártico en los meses de septiembre y octubre.

El mundo apuesta al Protocolo de Montreal (firmado por diferentes países en 1987), como estrategia global para proteger el  la capa de ozono al disminuir la producción y el consumo de sustancias que se cree son responsables del agotamiento del ozono.

Cuando la Antártida sale en invierno, es el momento en el que ocurren las condiciones para la descomposición del ozono, y las reacciones son generadas por la reaparición del clima soleado en la estratosfera fría. Este proceso inició antes de lo esperado, debido a un aumento elevado de la temperatura de la estratosfera de 20 a 30 grados.