Monos devorando ratas dejaron atónitos a los investigadores

Monos devorando ratas dejaron atónitos a los investigadores

La extraña dieta del “macaco cola de cerdo” tiene el potencial de actuar como agentes de control biológico de plagas.

Siempre se había creído que el macaco cola de cerdo (Macaca nemestrina) de las selvas tropicales de Malasia se alimentaba y mantenía una dieta a base de las frutas provenientes de las plantaciones de aceite de palma. Pero, recientemente se reveló, a través de un video, que dicho animal también devora ratas frescas.

Las imágenes, que dejaron atónitos a los científicos, forman parte de una investigación que se realizó entre enero de 2016 y septiembre de 2018. Los investigadores estudiaron durante este tiempo la ecología y el comportamiento de los macacos mediante la recopilación de datos de su comportamiento.

Una solución para el ecosistema

Si bien comenzaron alimentándose de frutos de palma, lo que más devoraron fueron ratas, lo cual, tras varios meses de debate, se concluyó que esto podría ser una solución a las plantaciones de aceite de palma.

Según los investigadores cada año las ratas pueden reducir la producción general del aceite, lo que resulta en una pérdida de rendimiento de aproximadamente el 10%.

“Me sorprendió la primera vez que observé que los macacos se alimentan de ratas en las plantaciones. No esperaba que cazaran estos roedores relativamente grandes o que incluso comieran tanta carne. Son ampliamente conocidos por ser primates frugívoros que ocasionalmente se deleitan con pájaros pequeños o lagartijas”, dijo Nadine Ruppert, coautora del estudio.

Controladores de plaga

Para ella, la extraña dieta del macaco cola de cerdo tiene el potencial de actuar como agentes de control biológico de plagas.

Incluso, se detalló en la investigación que cada grupo de macacos es capaz de reducir las poblaciones de ratas en aproximadamente 3.000 individuos cada año, lo que ahorra a los agricultores alrededor de 100 dólares por hectárea.

Si los investigadores están en lo cierto, las estimaciones sugieren que los macacos pueden reducir la pérdida de rendimiento del 10% a menos del 3% en una plantación de poco más de 400.000 hectáreas, lo que equivale a más de 600.000 dólares.

Malasia produce alrededor de 19,5 millones de toneladas de aceite de palma al año, el aceite vegetal más popular del mundo, lo que lo convierte en uno de los mayores productores a nivel mundial. Su uso es muy variado: desde champú hasta lápiz labial, pan o chocolate. También es un agente de limpieza y se utiliza como componente en combustibles, como el biodiesel.