México: Así es como hubiera sido visualmente el aeropuerto de Texcoco

México: Así es como hubiera sido visualmente el aeropuerto de Texcoco

El que iba a ser el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México dejó detrás un diseño muy interesante que nunca veremos hecho una realidad.

En México se han tomado decisiones que tienden a ser polémicas. Muestra de ello es la cancelación de un aeropuerto que le costó al país unos cuantos… mucho dinero. Pero aquí no estamos para decidir si fue buena idea o no cancelarlo, nuestro trabajo difiere mucho de eso. Lo que si veremos aquí son unas cuantas imágenes que muestran cómo pudo verse el ahora muerto NAICM.

Era un diseño increíble

Este aeropuerto había sido diseñado gracias a una colaboración entre Foster and Partners, FR-EE y Netherlands Airport Consultants. Todo esto con ingeniería estructural de Arup.

México aeropuerto

El diseño estaba pensando para estar dentro de un área de 743 mil metros distribuidos en 4 niveles. Todo el diseño estaba pensando para que los pasajeros, empleados y en general, todas las personas, tuvieran que caminar lo mínimo a la hora de tener que desplazarse de un punto del lugar al otro.

México aeropuerto

Sinceramente, tan solo con ver los renders que se hicieron previos al inicio de su construcción y de su eventual cancelación, podemos ver que se había cuidado de manera especial el aprovechamiento del espacio y de la luz natural. Eso último se ve gracias a las muchas y muy grandes entradas de luz presentes en el NAICM.

México aeropuerto

Los espacios se ven amplios y minimalistas, con líneas curvas continuas que hacen ver al diseño como parte de un todo y mucho menos monótono. De esa manera, da la sensación de que se mantiene uno en constante movimiento dentro de un entorno que se siente más natural y menos artificial.

Lamentablemente no veremos ya este diseño en un futuro cercano o, en todo caso, en un futuro. Punto. Solo podemos esperar a que el Aeropuerto que se está haciendo en lugar de este, aquel que están haciendo en Santa Lucía, sea mucho más bonito que este, cuando menos.