Si te salen granos jamás hagas esto en el rostro

Si te salen granos jamás hagas esto en el rostro

La causa del acné es principalmente hormonal. La pasta de dientes o el alcohol seca el grano, pero también la piel que hay alrededor, irritándola.

El acné es un problema dermatológico que supone un “dolor de cabeza” para un elevado porcentaje de adolescentes y hasta adultos, principalmente mujeres. Diversas investigaciones apuntan a que entre el 80% y el 90% de la población padecerá acné a lo largo de su vida, siendo la edad máxima de prevalencia entre los 14 y 16 años.

“El acné va mucho más allá, pues se trata de una enfermedad de la piel que se caracteriza por una inflamación de las glándulas sebáceas y la obstrucción de los folículos pilosos que dan lugar a lesiones en la piel (comedones, pústulas y pápulas, nódulos y quistes y cicatrices) normalmente en el rostro, cuello, escote, espalda, y hombros”, explica el doctor Leandro Martínez, dermatólogo miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Indica que “lo cierto es que la causa del acné es principalmente hormonal. Esta es la razón por la que es tan frecuente en la adolescencia ya que hay una verdadera revolución en el organismo. Tanto que entre el 90% y 95% de las personas que han desarrollado acné estaban atravesando la pubertad", expone Martínez.

En la actualidad, la falta de información que rodea al acné puede empeorar su aparición en el cuerpo. Te presentamos los hábitos que jamás debes practicar a la hora de combatir el acné:

Acá la lista de los malos hábitos:

Usar pasta de dientes

La pasta de dientes o el alcohol seca el grano, pero también la piel que hay alrededor, irritándola. Además, la pasta contiene ingredientes como el flúor o el peróxido de hidrógeno que pueden obstruir el poro, incluso crear más granos a largo plazo.

Tocar la piel

Pellizcar, apretar, rasgar o cualquier forma de manipulación de las lesiones de acné puede dejar marcas y cicatrices en la piel. Al apretar los granos se puede transformar una lesión que iba a desaparecer en poco tiempo y sin dejar cicatrices en otra mucho más visible.

Manos sucias

Las manos pueden ser posibles portadoras de bacterias, lo que aumenta el riesgo de infecciones si se pasan por el rostro y tocan el acné.

Remedios caseros

El uso de productos no adecuados puede ocasionar efectos secundarios graves en la piel. No existen remedios milagrosos, ni tratamientos alternativos que superen en eficacia a los que la industria cosmética y farmacéutica comercializan para combatir el acné.

Exponer en exceso la piel al sol

Los rayos ultravioleta y no usar el protector solar puede provocar que tu piel con acné se manche. Esto además, puede aumentar la aparición de arrugas, líneas finas y por último estarías más propensa a desarrollar cáncer de piel. También las quemaduras con el sol pueden resecar las espinillas.