Cometas y asteroides podrían estar exportando vida terrestre a la Vía Láctea

Cometas y asteroides podrían estar exportando vida terrestre a la Vía Láctea

Dos investigadores aseguran que el paso de cometas y asteroides cerca de la Tierra son capaces de absorber microbios y transportar la “semilla de la vida” a otros planetas.

Durante más de un siglo, los defensores de “panspermia” han argumentado que la “semilla de la vida” se distribuye en toda nuestra galaxia y vía láctea por cometas, asteroides, polvo espacial y planetoides.

Pero en los últimos años, los científicos han argumentado que este tipo de distribución de la vida puede ir más allá de los sistemas estelares y tener una escala intergaláctica . Algunos incluso han propuesto nuevos e intrigantes mecanismos sobre cómo podría tener lugar esta exportación de la vida.

Años atrás se ha argumentado que los impactos de meteoritos y asteroides son responsables de transportar los microbios a otros planetas.

Sin embargo, en un estudio reciente, dos astrónomos de Harvard examinan los desafíos que esto presentaría y sugieren otros medios: objetos que pastan en la Tierra que recolectan microbios de nuestra atmósfera y luego son arrojados al espacio profundo.

La “semilla de la vida” viaja en los cometas

Uno de las teorías más recientes se muestran es el estudio, titulado “Exportación de vida terrestre del sistema solar con ondas gravitacionales”, escrito por Amir Siraj, un estudiante universitario de astronomía de Harvard) y Abraham Loeb, presidente del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard.

Los investigadores aseguran que también existe la litopanspermia, la idea de que las rocas expulsadas por los impactos de otros objetos provenientes del espacio son responsables de la propagación de microbios de un planeta a otro.

Luego está la variante más grande, donde los asteroides y los cometas interestelares que pasan cerca de la tierra son responsables de distribuir la vida entre los sistemas estelares e incluso las galaxias.

“Las teorías tradicionales de la panspermia postulan que los impactos planetarios pueden acelerar los escombros del campo gravitacional de un planeta y potencialmente incluso fuera del campo gravitacional de la estrella anfitriona. Entre otros problemas, estos desechos a menudo son de tamaño bastante pequeño, proporcionando poco blindaje contra la radiación dañina para cualquier microbio potencialmente encerrado durante el viaje de los desechos a través del espacio”, dijo al portal Universe Today.

Energía para expulsar el material

Además, el enfoque tradicional de la “panspermia” requiere un proceso que incruste a los microbios en las rocas, pero también proporcione suficiente energía para expulsarlos de la Tierra y del sistema solar.

Los investigadores Siraj y Loeb examinaron si sería posible que cometas de largo período u objetos interestelares (como 'Oumuamua y C / 2019 Q4 Borisov ) propaguen la vida.

Esto consistiría en que estos objetos ingresen a la atmósfera de la Tierra, recogiendo microbios, que se han detectado hasta 77 km (48 millas) sobre la superficie, y obteniendo una honda gravitacional que podría enviarlos fuera del Sistema Solar.

En comparación con los objetos que impactan la superficie, explicó Siraj, este mecanismo ofrece una serie de ventajas.

Asteroides que recolectan microbios

“Una ventaja de un cometa u objeto interestelar de largo período que recoge microbios desde lo alto de la atmósfera de la Tierra es que pueden ser bastante grandes (cientos de metros a varios kilómetros) y garantizar su expulsión del sistema solar al pasar tan cerca a la tierra. Esto permite que los microbios queden atrapados en los rincones y grietas del objeto y obtengan una protección sustancial contra la radiación dañina para que puedan estar vivos cuando se encuentren con otro sistema planetario”, apuntó en su análisis.

Para evaluar esta posibilidad, Siraj y Loeb evaluaron el arrastre que la atmósfera de la Tierra tendría sobre un objeto interestelar, así como el efecto de “tirachinas gravitacional”. Esto les permitió restringir los tamaños y las energías de los objetos que podrían exportar microbios de la atmósfera de la Tierra a otros planetas y sistemas planetarios.

Estimaron, además, que si la vida microbiana existiera por encima de una altitud de 100 km (mi) en nuestra atmósfera, el número de eventos de exportación aumentaría dramáticamente a aproximadamente 10 ^ 5 (eso es 100.000) en el transcurso de la vida de la Tierra.

Para los investigadores es un hecho que los objetos interestelares (cometas, asteroides y meteoros) son los medios a través de los cuales se propaga la vida microbiana. Proponen enviar una misión para interceptar uno de estos objetos y estudiarlo más de cerca.