Gracias a un exoesqueleto de lectura mental paralítico vuelve a caminar

Gracias a un exoesqueleto de lectura mental paralítico vuelve a caminar

Thibault se sometió a una cirugía para colocar dos implantes en la superficie del cerebro.

El cerebro de Thibault posee 64 electrodos que leen la actividad neuronal y transmiten las instrucciones a una computadora cercana con un “sofisticado software”.

Thibault, un hombre paralítico de 30 años, puedo mover nuevamente sus extremidades inferiores gracias a un traje de exoesqueleto controlado mentalmente y desarrollado por un grupo de científicos franceses.

El hombre explicó que dar sus primeros pasos con el súper traje le permitió sentirse como “primer hombre en la Luna”. Una lesión en su médula espinal lo dejó paralizado y pasó los siguientes dos años en el hospital.

El beneficiado se sometió a una cirugía para colocar dos implantes en la superficie del cerebro, cubriendo las partes que controlan el movimiento del exoesqueleto.

View this post on Instagram

Ελπίδες στους τετραπληγικούς δίνουν οι επιστήμονες με την εφεύρεση ενός ρομποτικού εξωσκελετού που ελέγχεται με τον νου. ⁠ ⁠• Ένας 28χρονος άνδρας, τελείως παράλυτος από τους ώμους και κάτω, ο οποίος είχε σπάσει τον λαιμό του μετά την πτώση του από ύψος 14 μέτρων σε ένα νυχτερινό κλαμπ πριν τέσσερα χρόνια, μπόρεσε να περπατήσει ξανά φορώντας τον εν λόγω ρομποτικό εξωσκελετό. ➡️ Για να διαβάσεις περισσότερα μπες στο link in bio του @stargrnews ⁠ Reuters⁠ Πηγή: FONDS DE DOTATION CLINATEC / LA BRECHE/ CLINATEC / JULIETTE TREILLET/ LA BRECHE⁠

A post shared by star.gr (@stargrnews) on

Exoesqueleto de lectura mental

Para lograr la hazaña, el cerebro de Thibault posee 64 electrodos que leen la actividad neuronal (lectura mental) y transmiten las instrucciones a una computadora cercana con un “sofisticado software”, el cual hace controlar y mover el exoesqueleto.

En una entrevista a la BBC, Thibault relató que inicialmente practicó el uso de los implantes cerebrales para controlar un personaje virtual, o avatar, en un juego de computadora, luego pasó a caminar en el traje.

“No caminé durante dos años. Olvidé lo que es pararse, olvidé que era más alto que muchas personas en la habitación. Me llevó mucho más tiempo aprender a controlar los brazos. Fue muy difícil porque es una combinación de múltiples músculos y movimientos”, señaló.

Se avanza en el camino correcto

Thibault necesita estar conectado a un arnés de techo para minimizar el riesgo de que se caiga en el exoesqueleto, lo que significa que el dispositivo aún no está listo para moverse fuera del laboratorio.

“Esto está lejos de ser una caminata autónoma. No tiene los movimientos rápidos y precisos para no caer, nadie en la tierra hace esto”, dijo a BBC News el profesor Alim-Louis Benabid, presidente de la junta ejecutiva de Clinatec.

“Hemos demostrado que vamos por el camino correcto. Esta es una prueba de que podemos extender la movilidad de los pacientes en un exoesqueleto”, apuntó Benabid.