Reemplazar el carbón con energías renovables ahorra millones de litros de agua

Reemplazar el carbón con energías renovables ahorra millones de litros de agua

Si todas las centrales eléctricas de carbón se convierten en gas natural, el ahorro anual de agua alcanzará los 12.250 millones de galones.

La transición en curso del carbón al gas natural y las energías renovables en el sector eléctrico de Estados Unidos está reduciendo drásticamente el uso del agua de la industria, según un nuevo estudio de la Universidad de Duke.

“Si bien la mayor atención se ha centrado en los beneficios climáticos y de calidad del aire de cambiar del carbón, este nuevo estudio muestra que la transición al gas natural, y aún más a las fuentes de energía renovables, ha resultado en el ahorro de miles de millones de litros de agua”, aseguró Avner Vengosh, profesor de geoquímica y calidad del agua en la Escuela de Medio Ambiente Nicholas de Duke.

Uso del gas reduce 10.500 galones de agua

El nuevo estudio muestra que el ahorro tanto en el consumo de agua como en la extracción se ha producido a pesar de la intensificación del uso del líquido asociado con el fracking y la producción de gas de esquisto.

“Por cada megavatio de electricidad producida utilizando gas natural en lugar de carbón, la cantidad de agua extraída de los ríos locales y el agua subterránea se reduce en 10.500 galones, el equivalente a un suministro de agua de 100 días para un hogar estadounidense típico”, dijo Andrew Kondash, investigador postdoctoral en Duke.

Explicó el investigador que a estas tasas de reducción, si el aumento del gas de esquisto como fuente de energía y la disminución del carbón continúa durante la próxima década, para 2030 se ahorrarán aproximadamente 483 mil millones de metros cúbicos de agua cada año.

Si todas las centrales eléctricas de carbón se convierten en gas natural, el ahorro anual de agua alcanzará los 12.250 millones de galones, es decir, el 260% del uso actual anual de agua industrial en Estados Unidos.

Otro potencial: la energía eólica

Kondash agregó que incluso se podrían lograr mayores ahorros al cambiar a energía solar o eólica. El nuevo estudio muestra que la intensidad del agua de estas fuentes de energía renovables, medida por el uso de agua por kilovatio de electricidad, es solo del 1% al 2% de la intensidad del agua del carbón o gas natural.

“Cambiar a energía solar o eólica eliminaría gran parte de las extracciones de agua y el consumo de agua para la generación de electricidad en los Estados Unidos”, explicó Vengosh.

El gas natural superó al carbón como el principal combustible fósil para la generación de electricidad en los Estados Unidos en 2015, principalmente debido al aumento de la exploración no convencional de gas de esquisto bituminoso.

En 2018, el 35,1% de la electricidad de Estados Unidos provenía del gas natural, mientras que el 27,4% provenía del carbón, el 6,5% provenía de la energía eólica y el 2,3% provenía de la energía solar, según la Administración de Información de Energía de Norteamérica.