Facebook confunde a niños con adultos para anunciarles cosas relacionadas con alcohol y apuestas

Facebook confunde a niños con adultos para anunciarles cosas relacionadas con alcohol y apuestas

El algoritmo de Facebook necesita vacaciones permanentes.

Facebook no es la red social más confiable del planeta, pero sí la más popular. A estas alturas ya estamos cansados sobre la cantidad de notas donde se demuestra el poco cuidado que tienen con la información de su comunidad.

Pero ahora han logrado una nueva marca en su grado de descuido; donde niños menores de edad habrían sido confundidos con adultos por el brillante algoritmo de la plataforma.

Facebook dice que no hará nada si un político miente o fomenta el discurso de odio

Es que todo tiene valor de interés periodístico y no estaría bien impedir que se difunda cualquier cosa que puede volverse noticia.

Todo para terminar recibiendo anuncios publicitarios; derivados de su identificación automática con interés en el consumo de alcohol (drogas, técnicamente) y apuestas (de dinero que no sería suyo).

Según reporta una explosiva investigación elaborada por los británicos de The Guardian; Facebook habría etiquetado en todo el mundo y de manera automática a 740.000 jóvenes menores de 18 años como interesados en los juegos de apuestas.

A la par que tomó a 940.000 menores y los clasificó como interesados en el consumo de bebidas alcohólicas. Con lo cuál quedaron habilitados para que pudieran recibir publicidad relacionada con esos temas. O productos y servicios afines al perfil definido por el anunciante para tales parámetros.

En total un millón seiscientos mil niños y adolescentes habrían quedado expuestos a recibir esta clase de publicidad no acorde con su rango de edad.

Facebook

Portavoces de la compañía reaccionaron y publicaron una declaración oficial en donde marcan básicamente que no pero sí:

No permitimos anuncios publicitarios que promocionen la venta de alcohol o juegos de apuestas a menores en Facebook y hacemos valer esta norma cuando encontramos que no se cumple.

También trabajamos en estrecha colaboración con los reguladores para proporcionar orientación a los anunciantes; para ayudarlos a llegar a su público de manera efectiva y responsable.

El asunto aquí es que el algoritmo de Facebook trató a niños como adultos y permitió clasificarlos bajo ese rango de intereses. Si bien no permite el anuncio directo de bebidas alcohólicas y casa de apuestas, la plataforma sí permitía agregar esos dos factores como parámetros para segmentar al público que vería productos relacionados con ello.

Todo mal.