Estudio demuestra que las personas mienten si deben responder rápido

Estudio demuestra que las personas mienten si deben responder rápido

La investigación del doctor John Protzko pondría en duda los resultados de experimentos anteriores que usaron esta técnica.

Hasta ahora la psicología ha usado el método de “responder rápidamente y sin pensar” para ahondar en la mente humana. Pero un nuevo estudio pone en duda su efectividad, al demostrar que las personas responden de forma “socialmente aceptable” cuando son sometidas a la presión del tiempo.

El científico cognitivo de la Universidad de California en Santa Bárbara, John Protzko, dirigió el estudio junto a su colega Claire Zedelius, cuyos resultados fueron publicados en Psychological Science.

Afirma que este método, que es un elemento básico en la investigación psicológica, puede “hacer que las personas te mientan y te digan lo que creen que quieres escuchar”.

Lo que significa que “tenemos que revisar la interpretación de muchos hallazgos de investigación que utilizan la técnica de ‘responder rápidamente”.

La investigación aplicó una prueba de 10 preguntas a 1.500 estadounidenses. Se les pidió se tomaran menos de 11 segundos, o alternativamente, más de 11 segundos para responder. El primer grupo era más propenso a dar respuestas socialmente aceptables, mientras quienes respondieron de forma lenta o sin restricción de tiempo lo hicieron en menor proporción.

Tener un pasatiempo tendrá un impacto positivo en el trabajo

Una investigación de la Universidad de Sheffield, Reino Unido, comprobó que dedicarle más tiempo a actividades de ocio genera confianza.

 Estudio psicológico

Con estos resultados, Protzko y Zedelius cuestionan esta técnica experimental basada en la idea que nuestra mente está dividida en dos: una es intuitiva y la otra es racional. “Si le pides a la gente que responda rápidamente y sin pensar, se supone que te dará una especie de acceso secreto a esa mente de orden inferior”, explica Protzko a la revista de la Association for Psychological Science.

Cuando descubrieron que la presión del tiempo tiene otro efecto, decidieron investigar cómo se ven así mismas las personas que mintieron. Para ello, hicieron que otro grupo respondiera a las preguntas bajo diferentes períodos de tiempo y también  juzgaran su comportamiento como bueno o malo.

Con este nuevo experimento encontraron que quienes se consideran buenas personas tienden a dar respuestas socialmente aceptables cuando se les presiona con el tiempo. Mientras quienes se autodenominaron como una mezcla entre buenos y malos lo hicieron en menor proporción.

Para Protzko y Zedelius el mérito de este estudio está en demostrar que la presión del tiempo no necesariamente hace que una persona muestre su “verdadero yo”. Sino su deseo de “presentarse favorablemente a otras personas”.

Hablar más rápido o más lento tiene que ver con la complejidad del idioma

Científicos de cuatro universidades analizaron 17 idiomas y demostraron la eficiencia de la comunicación humana como un hecho cultural y biológico.