Empleados de Google temen que Chrome los vigile para acallar desacuerdos

Empleados de Google temen que Chrome los vigile para acallar desacuerdos

Hay una nueva extensión para Chrome en el corporativo de Google. Los empleados temen que en realidad sea una herramienta de vigilancia para manipularlos.

Google ha tenido momentos complicados en los últimos meses a nivel interno. Sus empleados en más de una ocasión se han mostrado disconformes con las prácticas de la compañía, nunca han dudado en manifestarse y por ello parece que ahora los podrían tener vigilados de muy cerca.

Contratistas de Google forman sindicato para defenderse

Es poco común la existencia de un sindicato en el sector tecnológico.

Un delicado reporte publicado por Bloomberg revela que varios miembros del personal de Google temen que la compañía pueda estar desarrollando una herramienta de vigilancia interna.

Todo habría explotado a raíz de un documento de difusión interna donde un trabajador de la empresa denunció la instalación de una extensión en sus navegadores Chrome.

Empleados de Google inician protesta mundial por escándalos de acoso

La tormenta de casos de acoso sexual no para en Google y sus empleados han decidido manifestarse para exigir un cambio.

Dicha extensión se dedicaría a documentar toda la actividad de los empleados mientras están al interior de la empresa.

De hecho el software estaría programado para rastrear y marcar a cualquier trabajador que registré algún evento en su agenda con más de 100 compañeros convocados.

Estas serían las habilidades necesarias para ser CEO de Google

Suena relativamente inocente, pero si se piensa un poco en realidad es una forma de identificar de inmediato cuando los empleados de Google están intentando organizarse para hacer algo masivo.

 

Las aclaraciones no se han hecho esperar mediante memorandos internos. El argumento de la empresa es que sólo buscan que sirva como una herramienta para asegurarse de que se cumplan sus políticas internas.

Google parece desconfiar de su propia gente. Esa es la impresión ineludible.