¿Se puede destituir a un presidente en función en Chile?

¿Se puede destituir a un presidente en función en Chile?

El Partido Comunista y el Frente Amplio presentarán una acusación constitucional contra el presidente Sebastián Piñera. ¿Se puede sacar así al mandamás?

Una de las cosas que más se ha hablado por estos días en Chile es si existen posibilidades de que el presidente de la República sea destituido de su cargo.

Lo cierto es que según establece la Constitución en su artículo 52, la Cámara de Diputados a través de una Acusación Constitucional, puede sacar al primer mandatario, toda vez que éste haya incurrido en infracciones constitucionales o jurídicas.

Ana María García, la directora del Departamento de Derecho Público de la Universidad de Chile, dijo en 2016 a La Tercera que este impeachment se puede hacer mientras el mandamás esté en funciones, hasta seis meses después de que deje su cargo, la Cámara escoge al azar cinco diputados que estudian y se pronuncian sobre esta acusación.

Tras esto se da la discusión en el hemiciclo y se debe resolver por mayoría simple.

“Cabe distinguir que en la acusación constitucional se hace efectiva una responsabilidad jurídica en el sentido que el afectado tiene que haber incurrido en uno de los ilícitos que señala la Constitución, y esas conductas ilícitas hay que probarlas”, sostuvo la abogada.

Cómo se promovió la acusación contra el presidente Piñera

Fue el Partido Comunista el que a través de su presidente Guillermo Tellier, quien promovió esta acusación por "Atentar contra el Estado de Derecho" por decretar el Toque de Queda.

Este lunes 28 de octubre, la diputada humanista Pamela Jiles entregó los fundamentos para acusar a Piñera.

Marco Moreno, analista y Director del Departamento de Políticas Públicas de la Universidad Central señaló en MEGA que la acusación es inviable.

“La acusación forma parte del itinerario constitucional. De hecho, un grupo de diputados tiene las firmas para poder materializarlo. Dicho eso, también debo aclarar que otra cosa es la votación. En la Cámara de Diputados se requieren 78 votos (de 155) y en el Senado dos tercios. Es decir, se requieren 28 votos. Todo lo anterior la hace políticamente inviable, ya que la oposición tiene solo 23 de esos votos. Que cambien  los senadores de derecha en la Cámara Alta se ve poco viable… Además, todo eso sería un desgaste para la oposición, llegando incluso a dividirla”.

Presidente Piñera