Descubren en la boca de un tiburón un nuevo crustáceo de patas peludas

Descubren en la boca de un tiburón un nuevo crustáceo de patas peludas

El nuevo espécimen de crustáceo es un “podocerus jinbe” y habita insólitamente en la boca del tiburón ballena.

Cada día se descubren en todo el mundo nuevos especímenes vivos, en su mayoría en las selvas tropicales. Pero, esta no es la norma, algunas veces las especies se pueden localizar en lugares insólitos e impensables. Así sucedió recientemente con un crustáceo bautizado con el nombre de “podocerus jinbe”.

Increíblemente, la nueva especie fue descubierta en la boca de un tiburón ballena, sitio que el crustáceo escogió como su hogar para habitar con tranquilidad.

Los científicos japoneses aseguraron que el “podocerus jinbe” es un pequeño crustáceo que sobrevive en la enorme boca del gran tiburón ballena, la especie Rhincodon typus.

Crustáceo con patas peludas

Asimismo, los investigadores hallaron esta nueva especie de gammaridea, un suborden de crustáceos anfípodos conocidos por tener una alimentación muy variada y una extraordinaria capacidad para vivir en entornos extremos.

Particularmente, el “podocerus jinbe” tiene la habilidad de habitar y sobrevivir tanto lagos helados de alta montaña como en el fondo de los océanos.

”Estas criaturas, que en general son muy pequeñas, son increíbles porque pueden vivir en ambientes muy diferentes”, explicó Ko Tomikawa, el investigador de la Universidad de Hiroshima quien hizo su descubrimiento.

Tomikawa calificó como “asombroso” y “extraordinario” que el crustáceo fuera hallado viviendo en la boca de un animal marino.

El “podocerus jinbe” posee cuerpo de color marrón de aproximadamente cinco milímetros de largo y patas peludas, que ayudan a atrapar sustancias orgánicas para la comida.

Una boca con mucha comida

Tomikawa agregó que la boca de un tiburón ballena es probablemente un buen hogar para este crustáceo tan pequeño.

¿La razón?, para el científico es bastante simple y tiene que ver con la adaptabilidad. “El agua fresca del mar, que necesita para respirar, entra con regularidad, así como los alimentos. Esto le aporta un lugar seguro y sin depredadores”, agregó el investigador.

Tomikawa logró hallar el pequeño “podocerus jinbe” examinando un tiburón ballena de un acuario del archipiélago de Okinawa (suroeste de Japón), específicamente sus aberturas branquiales de la boca del gigante de los océanos.