Ratas aprenden a conducir y los científicos dicen que son más inteligentes de lo que pensamos

Ratas aprenden a conducir y los científicos dicen que son más inteligentes de lo que pensamos

Un experimento, realizado por investigadores de la Universidad de Richmond, demostró la “neuroplasticidad” de sus cerebros.

Probar la capacidad cognoscitiva de las ratas hizo que científicos de la Universidad de Richmond, en Virginia, les enseñaran a conducir un pequeño “automóvil”. Los roedores aprendieron a manejar el dispositivo para buscar comida, lo que demuestra la flexibilidad de sus cerebros.

El equipo construyó el vehículo con un envase plástico transparente, que tenía un piso de aluminio y tres barras de cobres que servían de volante. Este dispositivo les permitía ir hacia adelante, izquierda, centro o derecha.

Los científicos incentivaron a los roedores con comida. Les dieron cereal Froot Loop cuando tocaron “el volante” y manejaron el automóvil hacia adelante. Luego colocaron más piezas de comida en lugares cada vez más lejanos para probar sus habilidades.

Para los investigadores los resultados del experimento, publicados en Behavioral Brain Research, revelan que las ratas son más inteligentes de lo que pensamos. Utilizaron seis ratas hembras y 11 machos, que condujeron el pequeño vehículo en  áreas rectangulares de hasta 4 metros cuadrados.

Relajadas al conducir

Una de las autoras del estudio, la doctora en psicología Kelly Lambert, detalló que las ratas “aprendieron a manejar el automóvil de maneras únicas y se involucraron en patrones de dirección que nunca habían usado para llegar a la recompensa”.

Pero además comprobaron que conducir las relajaba. Para ello midieron los niveles de las hormonas corticosterona y deshidroepiandrosterona (DHEA), detectando en un sus heces un aumento de esta última durante el entrenamiento. La DHEA contrarresta el estrés.

De hecho, descubrieron que las ratas que estaban frente al volante registraron niveles más altos de deshidroepiandrosterona. Es decir, estaban menos estresadas que sus pasajeros. Este fenómeno, explican, es similar al que ocurren en las personas al aprender una nueva habilidad. “En humanos, llamamos a esto autoeficacia o agencia”, apunta Lambert.

Además creen que las nuevas habilidades adquiridas por los roedores son una prueba de la “neuroplasticidad” de sus cerebros. “Creo que las ratas son más inteligentes de lo que la mayoría de la gente percibe que son, y que la mayoría de los animales son más inteligentes de maneras únicas de lo que pensamos”, dijo a NewScientist.

Los monos tienen mayor flexibilidad cognitiva que los humanos

Una investigación de la Universidad del Estado de Georgia puso a prueba a un grupo de estudiantes frente a monos capuchinos y macacos rhesus.