Higía: el asteroide con aspiraciones de planeta enano

Higía: el asteroide con aspiraciones de planeta enano

Observaciones logradas con un instrumento del Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral cambiarían su denominación.

El asteroide Higía está cerca de convertirse en el planeta enano más pequeño el Sistema Solar. Así lo demostró un estudio, publicado en Nature Astronomy, basado en nuevas observaciones de mayor resolución alcanzadas con el instrumento SPHERE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) del Observatorio Europeo Austral (ESO).

Un equipo internacional de astrónomos determinaron la forma de Higía, que hasta ahora está clasificado como el cuerpo celeste rocoso más grande del cinturón de asteroides detrás de Ceres, Vesta y Pallas.

“Gracias a la capacidad única de SPHERE pudimos resolver la forma de Higía, que resulta ser casi esférica”, confirmó el investigador principal Pierre Vernazza, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Francia.

Un comunicado de prensa, emitido por ESO, indica que los científicos lograron estudiar la superficie de este asteroide para determinar también su tamaño. Tiene un diámetro un poco mayor a 430 kilómetros. Ceres tiene 950 kilómetros y Plutón, el planeta enano más popular, alcanza los 2.400 kilómetros de diámetro.

Vernazza está convencido que “Higía puede ser reclasificado como un planeta enano”.

Higía: el asteroide con aspiraciones de planeta enano

Asteroide en fuga

Según explican los científicos, para que Higía pase de ser un asteroide a un planeta enano debe cumplir cuatro requisitos, entre ellos orbitar alrededor del Sol y no ser una luna.

El gran hallazgo del nuevo estudio radica en que tendría suficiente masa como para tener su propia gravedad. Por ello, al demostrar que su forma es esférica, Higía podría ser ascendido.

Por otra parte, el equipo de Vernazza se llevó una gran sorpresa al comprobar que carece de un gran cráter en su superficie. Higía integra una familia de casi 7.000 integrantes de asteroides que surgieron del mismo cuerpo principal.

De allí que esperaban ver la “huella” de su nacimiento reflejado, pero solo encontraron “dos posibles cráteres no concluyentes” al analizar el 95% de su estructura.

 El origen de Higía

Ante este descubrimiento, decidieron ir más allá. Con simulaciones numéricas, sugieren que la forma esférica del asteroide sería el resultado de “una gran colisión frontal con un gran proyectil de un diámetro de entre 75 y 150 kilómetros”.  Esta habría ocurrido hace 2.000 millones de años.

“Tamaña colisión entre dos cuerpos grandes en el cinturón de asteroides es única en los últimos 3 mil o 4 mil millones de años”, explicó Pavel Ševeček, estudiante de doctorado del Instituto Astronómico de la Universidad de Charles que también participó en el estudio.