Asteroide 176 Iduna: el cuerpo celeste que rinde tributo a la diosa nórdica de la eterna juventud

Asteroide 176 Iduna: el cuerpo celeste que rinde tributo a la diosa nórdica de la eterna juventud

Descubierto en 1877, está situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter

El 14 de octubre de 1877, Christian Heinrich Friedrich Peters observó un cuerpo celeste inusual desde el observatorio Litchfield de Clinton, Estados Unidos. El astrónomo alemán habría descubierto el asteroide 176.

Los historiadores aseguran que fue llamado Iduna en honor a un club de astronomía de Estocolmo, del mismo nombre, donde se celebró un encuentro ese mismo año. Pero también Iduna es una de las diosas de la mitología nórdica, guardiana de las manzanas que otorgan la eterna juventud.

El Iduna 176 está ubicado en el cinturón de asteroides, una región del sistema solar localizada entre las órbitas de los planetas Marte y Júpiter. Esa zona alberga una cantidad profusa de asteroides y el planeta enano Ceres.

Asteroide 176 Iduna: el cuerpo celeste que rinde tributo a la diosa nórdica de la eterna juventud

Características del asteroide 176

Iduna está situado a una distancia media del sol de 3.188 unidad astronómica. Emplea cerca de cinco años y medio para darle la vuelta completa al sol. En total completa su órbita en 2072 días. Tiene una excentricidad de 0,1661 y una inclinación orbital de 22,59 grados.

Sus características físicas son:

  • Diámetro medio                               106.98 km
  • Periodo de rotación (sideral)        11.288 horas
  • Albedo                                              0,106
  • Periodo orbital                                 2072.31 días (5,674 años)
  • Media velocidad orbital                  16.58 km/s

El 24 de septiembre de este año el asteroide fue observado por última vez desde la Tierra.  Vale destacar, que desde su descubrimiento ha sido visto en más de 2.800 mil ocasiones por científicos de todo el mundo.

Extraterrestres “vigilan” la Tierra desde sondas robóticas ocultas en cuerpos celestes

El físico estadounidense James Benford pide enviar misiones a los cuasisatélites del planeta para comprobar su teoría.