La ciencia desvela el misterio detrás de la mordida del T-Rex con ayuda de los loros

La ciencia desvela el misterio detrás de la mordida del T-Rex con ayuda de los loros

Investigadores del Departamento de Patología y Ciencias Anatómicas de Universidad de Missouri demostraron el funcionamiento de su extraordinaria mandíbula.

Para explicar la potencia de su mordisco, un grupo de científicos de la Universidad de Missouri hicieron un estudio comparativo entre las mandíbulas de un Tyrannosaurus Rex, loros y geckos. El T-Rex tenía una mordida poderosa, que ejercía una presión de cerca de 3.500 kilos.

¿Por qué los comparan con animales tan pequeños como los loros y geckos? Pues ambos se caracterizan por la dureza de sus cráneos y se cree que son parientes actuales del más temido dinosaurio.

La investigación, encabezada por el doctor en anatomía integrada Ian N. Cost del Departamento de Patología y Ciencias Anatómicas, examinó varios cráneos de ejemplares de T-Rex conservados en museos. Los reconstruyeron en 3D para poder estudiar su funcionamiento, lo mismo hicieron con los cráneos de loros y geckos.

La potencia de su mordisco era un misterio para los científicos, pues surgía una paradoja entre la fuerza y la rigidez de su cráneo. Una pregunta que necesitó de un equipo multidisciplinario y mucha innovación para responderla.

T-Rex al desnudo

Los investigadores se centraron entonces en lo desconocido. Ya sabían que los huesos del cráneo de un T-Rex eran gruesos y estaban soldados entre sí. Pero esta vez analizaron cómo interactuaban estos huesos con los cartílagos, músculos y tejido conjuntivo que los sujetaba.

“Los músculos transportadores amortiguaban las distensiones palatales, mientras que las restricciones occipitales aumentaban las tensiones sobre las articulaciones palatocraneales en comparación con la unión de la mandíbula”, concluyen los investigadores”

Comprobaron que su cráneo estaba diseñado para preservar su integridad, de manera que no le era posible sufrir daño cuando ataca ferozmente a una presa.

La ciencia desvela el misterio detrás de la mordida del T-Rex con la ayuda de los loros