Ser políticamente incorrecto beneficia a los políticos

Ser políticamente incorrecto beneficia a los políticos

Los políticos, permeados por sus discursos y sus frases para el bronce, ganan y pierden adeptos todo el tiempo. He acá conclusiones de un estudio.

Los políticos adaptan el lenguaje a sus propios intereses, la mayoría de las veces utilizan recursos pomposos y palabras alambicadas para sonar más cultos, sin embargo, el verdadero poder radicaría en ser incorrectos y utilizar frases que puedan remecer desde lo vulgar.

Eso al menos es lo que comprobó una investigación de la Haas School of Business de la Universidad de California, Berkeley.

De esa manera, gente como Donald Trump o Jair Bolsonaro por ejemplo, han aparecido como más "auténticos" y menos susceptibles de ser influenciados por causa de sus palabras muchas veces rayando en las faltas de respeto e irreverencia total.

Qué dice la investigación sobre ser políticamente incorrecto

Juliana Schroeder, coautora del estudio y profesora asistente que saldrá en el  Journal of Personality and Social Psychology se refirió a las conclusiones de esta investigación.

Personas con baja inteligencia emocional son más proclives a las ideas de Derecha

Un estudio de la Universidad de Gante en Bélgica analizó el perfil de varias personas y encontró una tendencia a la Derecha política a estos individuos.

"El costo de la incorrección política es que el orador parece menos cálido, pero también parece menos estratégico y más 'real. El resultado puede ser que las personas se sientan menos vacilantes en seguir a líderes políticamente incorrectos porque parecen estar más comprometidos con sus creencias", dice Schroeder.

De todas maneras, los investigadores manifestaron que esta situación no distingue color político y que no está asociado a priori a ninguna tendencia en particular.

El autor principal del estudio, Michael Rosenblum, también se refirió a ésto.

"La incorrección política se aplica con frecuencia a grupos con los que los liberales tienden a sentir más simpatía, como los inmigrantes o las personas LGBTQ, por lo que los liberales tienden a verlo negativamente y los conservadores tienden a pensar que es auténtico.  Pero descubrimos que lo contrario puede ser cierto cuando dicho lenguaje se aplica a grupos por los que los conservadores sienten simpatía, como usar palabras como 'bible thumper' o 'redneck"".

Chile: Proponen “Ley Bolsonaro” para frenar la ola de fake news durante las elecciones