La satisfacción y el éxito en el matrimonio está determinado por el deseo sexual de la mujer

La satisfacción y el éxito en el matrimonio está determinado por el deseo sexual de la mujer

Un estudio de la revista Archives of Sexual Behavior muestra que el matrimonio para ser exitoso debe tener la aprobación de la mujer.

Un reciente estudio ha dejado en la palestra la discusión: el éxito de cualquier matrimonio y su perdurabilidad en el tiempo tiene una relación directamente proporcional con la satisfacción sexual de la mujer en dicha relación. Eso al menos sale publicado en la revista Archives of Sexual Behavior.

Para realizar la investigación, el equipo evaluó el deseo sexual de la pareja, la satisfacción conyugal, la frecuencia de las relaciones y otros síntomas como el estrés y la depresión.

Qué observó el estudio sobre los matrimonios

El estudio fue bastante claro sobre las situaciones encontradas.

 Los niveles de deseo sexual de las mujeres no solo eran más bajos que los de los hombres al comienzo de sus matrimonios, sino que eran mucho más variables que los de los hombres. Los niveles de deseo sexual de los hombres se mantuvieron más altos y más constantes que los de las mujeres durante la duración de ambos estudios.

Otra cosa curiosa: Las mujeres siguen estableciendo relaciones sexuales seguidas, aunque estén insatisfechas, lo que validaría que el deseo no es la principal motivación.

A su vez se descartó que los hijos sean un fin único para mantener la estabilidad matrimonial, ya que el fin principal sería afianzar las uniones.

Ellos especulan que una vez que las parejas se casan, las mujeres pueden no sentir una necesidad sexual tan fuerte para asegurar su vínculo con sus esposos.

La investigación reconoce entonces tres problemas centrales que es necesario enfrentar con una terapia matrimonial:

  • evitar que disminuya el deseo sexual de las mujeres solo para "estar más dispuesta a satisfacer las necesidades sexuales de una pareja".
  • Creer que el sexo requiere trabajo
  • Esperar que el deseo sexual fluctúe
Doña Treme