Que tu madre te grite no sirve de nada: la ciencia por fin lo explica

Que tu madre te grite no sirve de nada: la ciencia por fin lo explica

Más de 1.000 adolescentes participaron en el estudio, donde se comprobó que un tono controlador es inútil.

Cuando una madre usa un tono elevado y controlador para hablar con su hijo adolescente solo consigue rechazo. Así lo determinó una investigación de tres universidades de Reino Unido, tras analizar la reacción de más de 1.000 jóvenes, entre 14 y 15 años, a instrucciones de sus madres en tres tipos de tonos de voz.

Un torbellino de emociones negativas se desata cuando las madres hablan a sus hijos adolescentes de esta forma; incluso los investigadores demostraron que mientras más ocurre más lejanos se sienten de sus progenitoras.

En el nuevo estudio, publicado en la revista Developmental Psychology, participaron 486 hombres y 514 mujeres. En el experimento, escucharon mensajes idénticos, que sus propias madres grabaron, en tres tonos: controlador, de apoyo y neutral.

Las expresiones de control, realizadas para presionar o intentar empujar a los oyentes a la acción, fueron rechazadas de forma contundente. De hecho, provocaron un efecto contrario en los participantes al mostrar resistencia a cooperar con la instrucción dada por su madre.

Madre alentadora

Que tu madre te grite no sirve de nada: la ciencia por fin lo explica

La autora principal del estudio, la doctora Netta Weinstein, de la Universidad de Cardiff, reveló que “si los padres quieren que las conversaciones con sus adolescentes tengan el mayor beneficio, es importante recordar usar tonos de voz de apoyo”. Aunque reconoce que “es fácil que los padres lo olviden, especialmente si se sienten estresados, cansados o presionados".

La investigación, en la que además participaron investigadores de la Universidad de Gante y la Universidad de Essex, demostró que las instrucciones que “transmitían una sensación de aliento y apoyo para la autoexpresión y la elección” eran las más efectivas.

“Los adolescentes probablemente se sienten más preocupados y felices, y como resultado se esfuerzan más en la escuela, cuando los padres y los maestros hablan en tono de voz de apoyo en lugar de presionar”, explica Weinstein.

Para uno de los coautores del texto científico, Silke Paulmann, de la Universidad de Essex, “estos resultados ilustran muy bien cuán poderosa es nuestra voz y que elegir el tono adecuado para comunicarnos es crucial en todas nuestras conversaciones”.

Descubre los biberones de la Prehistoria: eran de arcilla y con forma de animales

Científicos de Universidad de Bristol en el Reino Unido determinaron qué alimentos daban a los pequeños hace 6.000 años.