Los dragones de Komodo desarrollan una impresionante “armadura” interna para sobrevivir

Los dragones de Komodo desarrollan una impresionante “armadura” interna para sobrevivir

Científicos de la Universidad de Texas reconstruyeron el interior de dos especímenes y las imágenes revelaron la malla que va desde la cabeza hasta su cola.

Una malla de pequeños huesos, debajo de su piel, es la “armadura” perfecta que los dragones de Komodo desarrollan durante su vida adulta para defenderse. Una tomografía computarizada de rayos X de alta resolución permitió a un equipo de la Universidad de Texas descubrir la impresionante estructura ósea que cubre todo su cuerpo.

Los dragones de Komodo (Varanus komodoensis) son los lagartos más grandes del mundo. Miden de dos a tres metros y pesan 70 kilos aproximadamente. De hecho, debido a su tamaño y las limitaciones del escáner solo se analizó la cabeza de un espécimen de 19 años y medio, donado por el zoológico de Fort Worth.

Los resultados fueron comparados con otro reptil bebé, de apenas dos días, que fue cedido por el zoológico de San Antonio. Los científicos demostraron que los dragones de Komodo pequeños no cuenta con la “armadura”; que estiman desarrollan a medida que crecen para garantizar su supervivencia.

Los dragones de Komodo desarrollan una impresionante “armadura” para sobrevivir

Dragones de Komodo vs.

El paleontólogo Christopher Bell, uno de los autores del estudio publicado en The Anatomical Record, explicó que su hipótesis: “Los jóvenes dragones de Komodo pasan bastante tiempo en los árboles, y cuando son lo suficientemente grandes como para salir de los árboles, es cuando comienzan a discutir con los miembros de su propia especie”.

El enfrentamiento con otros dragones sería la razón principal por la que esta malla es tan útil. “Ese sería un momento en que una armadura adicional ayudaría”, declaró Bell al portal informativo de la Universidad de Texas.

Por su parte, la directora del proyecto Jessica Maisano confesó su sorpresa por el hallazgo. “Estábamos realmente impresionados cuando lo vimos”, dijo. Explicó:

La mayoría de los lagartos monitores solo tienen estos osteodermos vermiformes, pero este tipo tiene cuatro morfologías muy distintas, lo cual es muy inusual en los lagartos”.

Para Maisano es necesario realizar nuevos estudios con dragones de Komodo de diferentes edades, para determinar con exactitud en qué etapa de sus vidas comienzan a desarrollar su “armadura”.

La ciencia desvela el misterio detrás de la mordida del T-Rex con ayuda de los loros

Investigadores del Departamento de Patología y Ciencias Anatómicas de Universidad de Missouri demostraron el funcionamiento de su extraordinaria mandíbula.