Lo dice la ciencia: ser vegano aumenta riesgo de derrame cerebral

Lo dice la ciencia: ser vegano aumenta riesgo de derrame cerebral

Un estudio muestra que la dieta de las personas veganas y vegetarianas tiene sus puntos positivos y negativos para la salud.

Ser vegano o vegetariano ha parecido durante décadas una de las alternativas más saludables para la dieta de cualquier humano que no busque abusar de las grasas animales.

Sin embargo, ahora, un nuevo estudio sugiere que en realidad este tipo de hábitos pueden incrementar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o, como usualmente se le llama: un derrame cerebral. Incluso por encima que aquellos que comen carne cotidiana.

Todo se deriva de una investigación científica, desarrollada por un equipo de la Universidad de Oxford y publicada en el más reciente número de The British Medical Journal.

Dispara a tus hijos si tienen rabia: publica por accidente el gobierno británico

En ella analizaron a un grupo 48.000 adultos en el Reino Unido sin problemas cardíacos en su historial médico. De ellos, un total de 24.400 comían carne. Mientras que 7.500 consumían pescado y los demás ninguna de ambas. En otras palabras, eran un segmento dividido entre lo vegano y vegatariano.

Partiendo de esas bases se analizaron los registros de casos de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares a lo largo de 18 años. Arrojando que hubo un total de 2.820 incidentes con el corazón y 1.072 derrames.

Cambio climático hará que exista menos cerveza en el mundo, revela estudio

Hay un balance claro ahí. Pero lo interesante vino al cotejarlo con los hábitos alimenticios de los afectados. Ya que las dietas vegetarianas, en comparación con las que incluyen carne, se vieron relacionadas con 10 casos menos de enfermedades cardíacas por cada 1.000 personas durante ese periodo de una década.

Pero en contraste marcaba también una tendencia de tres accidentes cerebrovasculares más en la misma cantidad de población. Lo que llevó a concluir que cualquier vegano o vegetariano podría tener mayor riesgo de sufrir un derrame.

En resumen: ser carnívoro afecta al corazón. Pero no comer carne puede exponernos a un derrame.