Lo dice la ciencia: adolescente queda ciego por comer sólo Pringles, jamón y salchichas

Lo dice la ciencia: adolescente queda ciego por comer sólo Pringles, jamón y salchichas

¡Santa ciencia!

El ser humano es un animal y eso para muchos valida que su comportamiento pueda ser considerado como primitivo, errático, absurdo y hasta peligroso para su propia salud. Existen miles de formas estúpidas en la que una persona puede matarse o dañar su salud permanentemente. Pero nadie, nadie, sospechaba de las Pringles.

Una publicación en Annals of Internal Medicine, nos narra con rigor metodológico y científico el extraño caso de un adolescente en el Reino Unido, el cuál es descrito como un "quisquilloso" con sus hábitos alimenticios.

Ya que técnicamente perdió la visión debido a una estricta dieta basada en el consumo exclusivo de Pringles, papas fritas de verdad, pan blanco, jamón procesado y salchichas. Nada más.

Debido a ello el chico desarrolló una extraña enfermedad, conocida como neuropatía óptica nutricional. Una disfunción del nervio óptico causada por una dieta baja en nutrientes. Mismos que se requieren para que las fibras nerviosas del ojo estén sanas y funcionen adecuadamente.

Todo habría iniciado a los 14 años de edad del sujeto, cuando visitó el Hospital Bristol Eye en el Reino Unido. El niño tenía un índice de masa corporal normal, pero padecía de extremo cansancio. Se le recetaron vitaminas pero un año después se puso peor.

Dispara a tus hijos si tienen rabia: publica por accidente el gobierno británico

Ya que había desarrollado pérdida auditiva y malestares leves en la vista. Aunque nunca dieron con el punto de su problema. Hasta que a los 17 años, quedó ciego. Fue ahí cuando los médicos investigaron más a fondo para encontrar que tenía altas deficiencias en los huesos y todo su organismo.

Fue hasta ese punto que el adolescente confesó que debido al asco que le producían ciertas texturas desde la escuela primaria en realidad sólo comía papas fritas, Pringles, pan blanco, jamón procesado y salchichas.

La neuropatía óptica nutricional lo dejó completamente ciego. Pero su historia sive como advertencia y buen material para un episodio de The Good Doctor.