Estados Unidos: Walmart prohibió publicitar videojuegos violentos, pero no vender armas

Estados Unidos: Walmart prohibió publicitar videojuegos violentos, pero no vender armas

Incluso aunque la evidencia prueba exactamente lo opuesto.

A consecuencia del terrible tiroteo en un supermercado Walmart en la ciudad de El Paso en Texas, la empresa decidió retirar de sus tiendas títulos, carteles e incluso demostraciones de videojuegos que mostraran violencia.

Aquello fue informado -según reportan medios como Vice- a través de un memo desde los cuarteles corporativos de Walmart. En Twitter circula la imagen de dicho memo. El documento solicita "retirar de las tiendas cualquier signo que contenga imágenes violentas o comportamiento agresivo".

Asimismo, el memorandum insta a apagar cualquier consola que muestre violencia en sus demos, "específicamente unidades de PlayStation y Xbox". El mensaje hace extensivo este apagado masivo a películas mostrando violencia o videos de caza de temporada en las secciones correspondientes.

Lo que Walmart negó tajantemente prohibir es la venta de armas. Ésta es puntualizada por muchos como una causa principal en el aumento de la violencia en el país al norte del Río Grande.

Estados Unidos: Walmart prohibió publicitar videojuegos violentos, pero no vender armas

Una posibilidad real de cambio

Un reporte de USA Today del pasado 5 de agosto confirma dicha medida. Según el vocero de Walmart, Randy Hargrove, "no habrá cambios en la política [de venta de armas]". Si bien la empresa ha estado preocupada por la comunidad de El Paso tras el tiroteo -y con razón- no prohibir la fuente del problema y tapar el sol con un dedo suena como una contradicción. Hagamos un paralelo: es el equivalente a tener un grupo antidiabetes y ser dueño de una fábrica de azúcar refinada.

Muchos defensores del desarme estadounidense emplazan a Walmart a dejar de vender armas. Hay cifras que proponen que dicho retail es uno de los proveedores más grandes de armas y munición en Estados Unidos. Por lo que si ellos se negaran -asumiendo los costos monetarios- sería un precedente para avanzar al respecto.

Lo cierto es que tanto el gobierno como los parlamentarios del país están enfocados en culpar a los videojuegos. Fue el propio Trump el que culpó a esta rama del entretenimiento por los atentados en Texas y Ohio.

Donald Trump culpa a videojuegos e internet por la masacre de El Paso y Dayton

También reconoce que existe el racismo. Pero esos videojuegos y esas redes sociales tienen la culpa de todo.

Muchos estudios han comprobado la nula influencia de los videojuegos en los tiroteos masivos. Además es cosa de mirar hacia afuera: una gran cantidad de países consumen igual o más videojuegos que Estados Unidos per cápita. Ninguno de ellos tiene las oscuras cifras del país en materia de tiroteos.