Star Wars en apuros: aeropuertos prohíben detonadores termales de su parque de diversiones

Star Wars en apuros: aeropuertos prohíben detonadores termales de su parque de diversiones

La Transportation Security Administration (TSA) acaba de vetar las bebidas de Coca-Cola vendidas en el parque de diversiones de Star Wars: Galaxy's Edge.

El parque de diversiones temático de Star Wars: Galaxy's Edge acaba de abrir sus puertas este verano. Luego de muchas expectativas la inauguración fue un relativo fiasco en cuanto a su asistencia de visitantes. Sin embargo, parece que no es el único problema que tiene la franquicia.

Meses antes de que iniciara actividades el parque todos nos emocionamos cuando Coca-Cola presentó las botellas que vendería en exclusiva dentro de las instalaciones.

Disneyland estuvo vacío este verano por culpa de Star Wars: Galaxy’s Edge

El parque de diversiones temático de Star Wars habría sido el factor clave para que nadie quisiera ir a Disneyland este 2019.

Con la distintiva forma de un detonador termal el envase desechable de convirtió en automático en un souvenir ideal para los fans de Star Wars.

Por desgracia cualquier plan de viajar con uno de esos recuerdos se acaba de ir a la basura, literalmente. Sucede que la Transportation Security Administration (TSA), la instancia encargada de la seguridad en aeropuertos, ha manifestado oficialmente que estas botellas están prohibidas:

Como podemos observar todo se derivó de una simple consulta en la cuenta oficial de Twitter de la TSA, la cuál se dedica a resolver dudas de futuros viajeros antes de su vuelo.

Pero su respuesta es directa y no da margen a otro escenario: si la cosa parece una granada o un artefacto explosivo no puede subir al avión.

Coca-Cola en apuros: aeropuertos prohíben detonadores termales de Star Wars

Si algún visitante se la lleva en su equipaje lo más probable es que las autoridades de la TSA lo obliguen a tirarla si quiere pasar el filtro de seguridad.

Por lo menos siempre estará la opción de viajar por carretera, o mandarse el recuerdo por correo. Con un costo mucho mayor al de cualquier artículo en la tienda de recuerdos.