Shenzhen: La ciudad china de la "Electrónica" que vigila a Hong Kong

Shenzhen: La ciudad china de la "Electrónica" que vigila a Hong Kong

Estuvimos en la meca de la electrónica mundial, Shenzhen y pudimos comprobar que los chinos tienen de la tecnología que le pidan.

Shenzhen es llamada la "Silicon Valley" de China,  fue fundada en marzo de 1979 como una urbe rebosante de capitalismo y de industrias y es la casa de Huawei, la marca de tecnología más importante del gigante asiático. Sus 12 millones de habitantes y su temperatura promedio en agosto de 32 grados celsius, convierten a esta húmeda y tropical zona de Cantón en un hervidero que se acrecienta en sus centros comerciales atestados de fierros, cables, circuitos y pantallas.

Estuvimos en la fábrica donde Huawei arma sus celulares [FAYERWAYER TV]

Nos adentramos al complejo industrial donde Huawei saca un celular cada 28,5 segundos al día.

El lugar común de ciudades como ésta es su estética sacada directamente de películas como "Blade Runner" o "El Quinto Elemento". Mucho neón, harta luz fluorescente, edificios enormes y urbanización en altura que contrasta con los patos asados y la mugre que se observa en la superficie.

Shenzhen center

Shenzhen es un gran persa Bío Bío, una ciudad de Tacna amplificada por mil, un adagio perfecto de la cultura "Made in China", donde cada tienda es la melodía de un montón de máquinas.

Shenzhen: La tierra donde la copia y la producción en serie es una obra de arte

El distrito Nanshan de Shenzhen es el centro de la electrónica. En este punto de la ciudad se puede encontrar la primera tienda que abrió Huawei en China y más de 30 malls en cuatro cuadras que sólo se dedican a la venta de accesorios de tecnología: celulares, cámaras de video y foto, cables varios, baterías, drones, Go Pro's, memorias y muchos servicios técnicos.

Caracol chino

Edificios estilo caracol donde es posible encontrar hasta cinco pisos de pura chatarra de la buena y obviamente a precios más baratos que en Occidente.

Servicio técnico chino

Uno de los descubrimientos impresionantes por ejemplo, lo hizo el amigo Marciano Tech, quién descubrió en nuestra ruta por Shenzhen unos Air Pods falsos, que eran idénticos a los de Apple y que engañaban al iPhone.

La proliferación de tecnología no sólo se ve en los estantes del comercio, ya que las cámaras de seguridad registran en las calles el movimiento de las personas que caminan por esta ciudad china que mira directamente a Hong Kong, ese territorio autónomo y ex colonia británica y que hoy se resiste a tener mayor control de parte del régimen comunista de Xi Jinping.

5G Shenzhen

Tengo un ojo puesto en Hong Kong

El río Shenzhen y el puente  Lok Ma Chau separan al territorio continental de Cantón con la isla que hoy ha decidido salir a las calles para evitar una ley de extradición que permita juzgar a ciudadanos hongkoneses en territorio chino.

Lo cierto es que la situación está tensa; de hecho en nuestro recorrido desde Dongguan a Shenzhen pudimos observar una gran cantidad de buses con policías chinos en su interior, además de una caravana de vehículos militares.

Solo a través de WeChat puedo contarle a la gente de Chile lo que veo, porque el cerco informático de la República Popular China también tiene una frontera impuesta.

Shenzhen centro comercial

El gobierno comunista muestra las bondades de Shenzhen y proyecta que para 2035 será la principal urbe tecnológica de Asia, otorgándole una competitividad económica que de alguna forma contrasta con la inestabilidad que vive Hong Kong por estas horas.

Desde los 1499 pies de altura y 96 pisos del KK100, el décimo cuarto edificio más alto del mundo, se observa una panorámica calma y luminosa de Shenzhen. Veo a Harrison Ford y a los replicantes abajo, mientras me como un trozo de pato asado y unas apetitosas patas de pollo en el laureado restaurante KingKey…estos chinos son una máquina.

Shenzhen ciudad