Tomarte tantas selfies podría estar dando una muy mala imagen de ti, según estudio

Tomarte tantas selfies podría estar dando una muy mala imagen de ti, según estudio

Tal vez crees que las selfies te están haciendo ganar el respeto y la admiración de tus seguidores, pero la verdad es otra.

Tener un montón de selfies en tu cuenta de Instagram puede ser más dañino para tu imagen personal de lo que piensas. Así lo señala un estudio realizado recientemente por psicólogos del Washington State University.

La investigación, publicada en Journal Research of Personality, señala que las selfies tienen un impacto negativo en la imagen que una personas tienen de otras. Por supuesto, esto no es que sea algo consciente, sino la primera impresión que se tiene al verlas.

Según el trabajo, quienes publican selfies suelen ser vistos como menos agradables. Además, a esto se le suma ser vistas como menos exitosas, más inseguras y menos abiertas a nuevas experiencias.

Uno de los investigadores, Chris Barry, comenzó a trabajar hace cinco años en la relación que tenía Instagram con la personalidad. En ese entonces había una idea muy difundida de que lo narcisistas que eran los amantes de estas fotos.

Fue así como decidió comprobar si de verdad había algún efecto negativo. Se dispuso entonces a hacer un particular experimento con las impresiones de las demás personas.

Selfie

El experimento

Un primer grupo de 30 estudiantes universitarios participó en el estudio. Todos llenar un cuestionario de personalidad y estuvieron de acuerdo con seleccionar 30 de sus propias fotos de Instagram. Estas fueron divididas entre selfies o tomadas por alguien más, así como lo que mostraban en ellas: apariencia física, eventos, actividades, etc.

Después de eso, un segundo grupo de 119 estudiantes de otra universidad se unieron al estudio. A ellos se les pidió calificar las fotos del primer grupo con 13 atributos específicos. Entre estos estaban autoestima, éxito, vanidad, etc.

Los resultados fueron muy claros. Aquellos sujetos que tenían fotos tomadas por alguien más eran vistos de una manera positiva. Se les calificaba con alta autoestima, de aventureros, no solitarios, más exitosos y de mejores amigos. Para los que subían selfies era todo lo contrario: narcisistas, inseguros, desagradables, etc. Esto era peor para los que tenían fotos enseñando músculos al espejo.

Según los investigadores, este particular agrado por las fotos que no son tomadas por sí mismos se debería a que se ven más naturales. Básicamente, hay más chances de ver a una persona como en la vida real.

Selfie