Alejandro González Iñárritu crítica "la dictadura del Algoritmo" de Netflix y similares

Alejandro González Iñárritu crítica "la dictadura del Algoritmo" de Netflix y similares

El director mexicano ganador del Óscar considera que Netflix y otras plataformas de streaming deben reconsiderar sus prácticas y estrenar en salas de cine.

Netflix cambió la forma de consumir entretenimiento para siempre. Cambió las reglas del juego y parte del perfil de las audiencias y eso necesita ser balanceado.

Esa parece ser la perspectiva del reconocido director Alejandro González Iñárritu; quien durante su masterclass en el Sarajevo Film Festival criticó duramente lo que él llamó "la dictadura del Algoritmo" y la forma en que actúa Netflix con sus estrenos:

Alejandro González Iñárritu crítica "la dictadura del Algoritmo" de Netflix y similares

Netflix debería entender que algunas de sus películas deberían ser estrenadas en los cines. Eso sería un beneficio para la película y para ellos.

No perderían a la gente que mira televisión. Si ves una gran película en el cine y luego, dos o tres semanas después, la ves en la televisión, la vuelves a ver.

Hay una impaciencia ahora para entretenerse, ser alimentado con la trama de una manera rápida. Todo tiene que ser claro, comprensible, global, como un comercial de Coca-Cola.

Tiene que complacer a todos porque es un producto mundial, y no puedes lidiar con esa maldita cosa.

Netflix en crisis: no cumple metas y pierde suscriptores por primera vez en ocho años

Netflix pensaba generar 5 millones de nuevos suscriptores este trimestre. Logró la mitad y encima perdió más de 130 mil clientes.

El término referente a la dictadura suena rudo y hasta pretencioso, pero lo utilizó par ilustrar cómo Netflix y otras similares han alterado el balance.

Según advierte esta inmediatez habría la resistencia y las motivaciones de los jóvenes escritores y cineastas. Todo condicionado por la inmediatez y el acceso a contenidos al por mayor.

Incluso llega al grado de plantear que el cine en su estado más puro entonces llegaría a desaparecer. Todo por los perfiles de usuarios y los hábitos de consumo de audiencias perfilados por los algoritmos de estas plataformas.

Un apocalipsis curioso.