La carretera al Everest estará lista muy pronto, a pesar de los problemas que presenta el proyecto

La carretera al Everest estará lista muy pronto, a pesar de los problemas que presenta el proyecto

Cero emisiones.

Actualmente si tu sueño es llegar al Everest rápido, debes hacerlo aterrizando en uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo y que sufre de constantes retrasos y cancelaciones por la naturaleza del lugar. Es ahí donde nace la iniciativa de unir a la civilización con este gigantesco atractivo turístico.

El Gobierno de Nepal quiere ya aprobó la construcción de la carretera al "techo del mundo", pero no todo es miel sobre hojuelas.

Lo primero es que se pusieron un plazo máximo de dos años para que esté terminada, siendo permitida la circulación solo de automóviles y buses eléctricos, porque quieren que sea declarada una zona de cero emisiones.

Lo anterior plantea un desafío gigante para los locales y su apuesta turística, porque la inversión en estas tecnologías no es menor. Además se enfrentarán a un exceso de demanda que no saben si podrán aguantar.

Actualmente y bajo las complejas situaciones de acceso, los atascos y demoras para subir a los campamentos de la montaña son considerables.

La parte más dulce de todo esto es que bajarán los precios de los productos básicos para la gente local, ya que la distribución de estos no tendrá que ser en avión.

Solo en 2018, más de 56 mil personas visitaron la región. Quieren que la suma suba a medio millón de visitantes anuales.