Insólito: Científicos señalan que caca de puma prehistórica puede revelar importantes cosas para la ciencia

Insólito: Científicos señalan que caca de puma prehistórica puede revelar importantes cosas para la ciencia

Los expertos han enfatizado que al interior de estos restos de heces encontradas de puma pueden haber vestigios del parásito más antiguo registrado.

No son muchas las ocasiones en que restos de caca pueden ser tan trascendentales para la ciencia, pero en esta ocasión un grupo de científicos señala que gracias a muestras de heces de puma encontradas se pueden revelar grandes misterios para la ciencia.

En efecto, los expertos argumentan que a través de diversos estudios que se pueden realizar en estas heces se puede verificar en su ADN si este alberga al parásito más antiguo registrado hasta ahora por la ciencia.

Es por esto que, gracias a la caca, se abre un nuevo espacio en la ciencia para comprender de cierta forma la historia paleobiológica de los ecosistemas antiguos de la Tierra.

Insólito: Científicos señalan que caca de puma prehistórica puede revelar importantes cosas para la ciencia

La caca del puma revela misterios biológicos

No es muy común que ocurran estos casos en la ciencia, pero al parecer, el grupo de arqueólogos y biólogos estima que en estos restos de coprolitos, encontrados en las zona de Peñas de las Trampas, Argentina se esconden valiosos misterios para la ciencia.

Hace miles de años ese lugar fue hogar de una megafauna de pumas la que ahora se encuentra extinta, además de ser el hábitat que muchos de los primeros humanos que existieron en el continente durante aquellos años.

Insólito: Científicos señalan que caca de puma prehistórica puede revelar importantes cosas para la ciencia

Los expertos explican que el ADN será extraído desde los restos de heces y huevos hallados en el lugar, para luego hacerles identificación molecular y así confirmar la existencia de estos parásitos. En detalle, los que buscan los expertos son conocidos como toxascaris leonina.

El gusano redondo era un parásito redondo el cual atacaba los trastos intestinales de estos animales hace más de 17.000 mil años atrás. Este tipo de parásito sería el más antiguo jamás registrado y respalda la presencia de estos en américa del sur desde el periodo del Pleistoceno.

El equipo declara lo siguiente"Si bien hemos logrado encontrar evidencia de parásitos en los coprolitos antes, esos restos fueron mucho más recientes ya que datan de unos pocos miles de años. El último hallazgo muestra que estos gusanos redondos estaban infectando la fauna de Sudamérica antes de la llegada de los primeros humanos en el área hace unos 11.000 años".