Actor de Stranger Things 3 defiende la sexualidad de su personaje

Actor de Stranger Things 3 defiende la sexualidad de su personaje

Un diálogo de Stranger Things 3 hizo reventar las redes con especulaciones sobre la orientación de sexual de uno de los niños.

Stranger Things 3 es tal vez el estreno más esperado de esta temporada dentro de Netflix. Algunos la amaron, otros se decepcionaron un poco por el desgaste de la fórmula. La temporada fue divisiva. Pero también surgió otro punto de disputa: definir cuál es la orientación de Will.

En un punto de estos nuevos ocho episodios Mike, interpretado por Finn Wolfard, le grita a su amigo Will, Noah Schnapp "¡no es mi culpa que no te gusten las chicas!".

Stranger Things 3: más de lo mismo, pero mejor [FW Opinión]

SIN SPOILERS: Stranger Things 3 es lo mejor que tiene Netflix. Para bien y para mal. Es más madura, más descarada y más repetitiva que nunca.

Lo que terminó reventando internet con publicaciones en redes sociales y varias páginas discutiendo sobre la connotación de ese parlamento.

¿Acaso Will es gay y lo sacaron del clóset en Stranger Things 3? Esa fue la especulación durante días, hasta que intervino el propio Schnapp, para hablar del asunto en entrevista para The Wrap:

Stranger Things 3: más de lo mismo, pero mejor [FW Opinión]

Cuando escuchas a Mike decir esa línea, realmente depende de los espectadores interpretarla. Yo solo lo interpreto como si Will no estuviera listo para crecer y él realmente no quiere seguir con las citas y las relaciones amorosas todavía.

Todavía quiere ser un niño y jugar en el sótano como lo hizo en los viejos tiempos. Mientras que todos los personajes se estaban creciendo, Will estaba en el Upside Down. Solo allí, sin interactuar con sus amigos o con el resto del mundo.

Según Noah, todo está abierto a como lo quieran interpretar los espectadores de la serie. Pero en realidad las piezas de toda la trama se orientan más a resaltar que Will quiere seguir siendo un niño que juega Dungeons & Dragons.

Y no podemos culparlo, después de todo el rato que se pasó en el Upside Down.