Japón tiene un museo dedicado al excremento y luce genial

Japón tiene un museo dedicado al excremento y luce genial

El Unko Museum es la cosa más rara y bonita que verán este día.

Hablar de excremento tal vez no es el tema más amigable ni común para un blog de tecnología y tendencias en la red. Pero Japón se las ha arreglado para convertir en una sensación viral un extraño museo dedicado exclusivamente a estos desechos.

El Unko Museum, ubicado en la prefectura de Yokohama, ha logrado convertir la popó (o caca) en algo estético y hasta visualmente atractivo.

La caca, el combustible del mañana

Científicos logran replicar con popó el proceso con el que la tierra crea el petróleo.

Partiendo de esta tradición extensa nacida en Japón, donde la forma caricaturizada del excremento se asemeja mucho a la de un helado; en el Unko Museum se encuentran varias piezas y productos donde los desechos son coloridos, intensos y hasta se pueden comer, como mantecado o pastelillos.

"Las popós son coloridas y salen muy bien en las fotos. La forma es redonda y linda”. Es lo que señala”, Haruka Okubo, una estudiante que visitó el museo, y cuyo testimonio ha sido replicado por el HuffPost.

Japón tiene un museo dedicado al excremento y luce genial

El recorrido por el Unko Museum es una locura absoluta. Al llegar los visitantes reciben una breve introducción en video. Para luego tener que sentarse en una sala llena de inodoros, donde se les invita a simular la producción de… la materia en la que se enfoca el museo.

Después de ello los visitantes pasan a distintas salas donde hay una gran gama de actividades. Desde juegos de destreza, propios de una sala de arcade, hasta talleres de fabricación de excremento, pasando por las clásicas galerías donde se muestran distintas piezas que evocan al excremento.

Todo de manera divertida, deconstruida, colorida y sin todo lo escatológico que podría haber sido en realidad.

Los visitantes pueden tomarse fotos rodeados de excrementos coloridos o en tonos pastel. Hay una fuente que lanza heces en forma de espuma, y sobran los lugares para tomarse una selfie digna de presumirse en redes sociales.

Obviamente el Unko Musem cuenta con una sala de souvenirs y ha sido todo un éxito el proyecto. Durante su primer mes de apertura registraron ya más de 100 mil visitantes.