Ciencia: Los humanos son susceptibles a ataques cardíacos gracias a la mutación genética

Ciencia: Los humanos son susceptibles a ataques cardíacos gracias a la mutación genética

La ciencia logró descubrir una de las cosas que hacen que los humanos, a diferencia de otras especies de homínidos, sufran de ataques al corazón.

La ciencia acaba de encontrar algo relacionado a la mutación genética del ser humano que puede explicar los ataque cardiacos. Y eso es que a lo largo de toda la existencia de los humanos, parece que perdimos algo muy importante gracias a la evolución.

Eso quiere decir que, al igual que los pugs, tenemos una mutación dentro de nosotros que nos hizo evolucionar y a la vez, nos dio una desventaja. La ciencia es curiosa y hermosa.

Ay, mi corazón

De acuerdo con estudios de la Escuela de Medicina de la Universidad de California, perdimos un gen importante. Puesto que hace unos 2 o 3 millones de años, nuestros ancestros no sufrían de ataques al corazón.

Ciencia corazón

Esto gracias a que una mutación que tuvieron nuestros ancestros hace aproximadamente 3 millones de años. Esta mutación dejó completamente inútil a un gen llamado CMAH. Con lo que el ser humano se volvió deficiente en moléculas de ácido siálico. Lo que nos hace propensas a sufrir de ataques al corazón.

Aprender de las variaciones genéticas ocurrentes naturales entre los humanos ya representa una avance en nuestro entendimiento de los procesos de las enfermedades ateroscleróticas e impulsar el desarrollo de nuevos tratamientos. Un mejor entendimiento de las diferencias Inter-especies a través de investigaciones como estas también el potencial de llegar a avances similares.

Fue lo que dijo el Profesor Metin Avkiran, director médico asociado en la British Heart Foundation.

Aún nos falta esperar ver los avances que puedan resultar de esta investigación. Los cuáles seguramente tardarán un poco en llegar a la vida de todas las personas como tú y como yo. pero que sin duda serán espectaculares.

Obviamente, todo se agrava si se lleva una vida sedentaria. Además comer grasas en exceso y tener una mala alimentación general afecta. Por lo que, si lo que quieres es no sufrir de estos ataques, es recomendable que tengas un estilo de vida activo.

Fuente: PNAS.