Bottle Cap Challenge: el reto viral de artes marciales que reventó internet

Bottle Cap Challenge: el reto viral de artes marciales que reventó internet

Les traemos la historia del Bottle Cap Challenge. Impresionantes videos de artes marciales donde abren botellas a patadas. Literalmente.

A los usuarios de la red les encantan los retos virales. Lo recordamos desde el Ice Bucket Challenge y esa dinastía se ha mantenido evolucionando hasta llegar ahora al Bottle Cap Challenge. Una cosa que, debemos decir, es más impresionante visualmente.

Durante las últimas horas hemos visto como las redes sociales se han llenado de videos sobre esta nueva tendencia. Así que nos tomamos el tiempo de contarles la historia detrás. En donde buena parte de su fama se la debemos a Jason Statham. Sí, el mismo de las películas de Fast & Furious.

La historia detrás va más o menos así. Todo explotó el 25 de junio con Max Holloway, actual campeón de peso pluma de la Ultimate Fighting Championship (UFC).

El muchacho fue desafiado por el diseñador deportivo a realizar una acrobacia de artes marciales que parecía casi imposible: destapar una botella de una patada…

El campeón de taekowondo Farabi Davletchin fue el que habría iniciado la cadena antes, el 25 de junio; pero la cosa no explotó en occidente hasta que Holloway subió su video.

 

Esto detonó que muchos famosos, deportistas y no se unieran para jugar al Bottle Cap Challenge. Elevándose todo a niveles estratosféricos cuando el actor Jason Statham subió su propio video en cámara lenta dejando impresionados a todos:

El histrión tuvo la gracia de armar un video con actuación, intención y movimientos de coreografía cuidada. Lo que hizo que muchos más se unieran al reto viral. Desde cantantes, hasta comediantes y otros miembros de la UFC.

 

Como sería de esperarse fue sólo cuestión de tiempo para que personajes en América Latina se unieran al Bottle Cap Challenge.

De hecho el fenómeno viral se encuentra actualmente en la etapa donde la gente ya le hace memes y videos en tono de comedia.

Así que no le queda mucho tiempo de vida. Pero vale la pena revisarlo mientras siga circulando.